kaosenlared

Anuncio
sehansuscrito162  quedan838 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
29 Abr 2012

Con Orwell en Asturias

por Pepe Gutiérrez-Álvarez
Domingo, 29 de Abril de 2012 18:01
El próximo jueves 3 de mayo a las 20:00h.en el Ateneo Obrero de Xixón, la FAN de Asturias ofrece una charla que hemos convenido en titular: Orwell, Catalunya 1937 y el asesinato de Nin

 Estos dos próximos meses van a resultar bastante activos para la Fundación Andrés Nin que ya tiene organizada jornadas de conferencias, películas y debates en Asturias, Barcelona y Madrid, por mencionar únicamente los lugares más céntricos. Como ya va siendo habitual, en los últimos tiempos la entidad se ha animado, sobre todo por las constantes ediciones de libros entre los que cabría mencionar las ediciones en catalán y en castellano (Laertes, Barcelona), del estudio de Pelai Pagès, Andrés Nin. Una vida al servicio de la clase obrera, que tanto en un idioma como en otro ha comportado nuevas ampliaciones con documentación reciente. También se han publicado antológicas de Joaquín Maurín (Socialismo o fascismo, efectuada por Andy Durgan, Zaragoza, 2011), y de Juan Andrade (Vida y voz de un revolucionario, Madrid, 2011),  sin olvidar la edición que Boni Ortiz ha realizado de José Mª Loredo Aparicio. En el país de los soviets (FAN Asturias, 2011).

 Justo es hablar también  de obras ajenas a las tareas de la FAN pero obviamente próximas por su contenido como lo es Mi capitana, la novela que Elena Osorio (Siruela, Madrid, 2011) ha dedicado a la figura de Mitra Etchebéhere, también se han editado varias obras de Víctor Serge…Seguro que me olvido de algo, por ejemplo de las entregas complementarias de la investigación Joseph Antoni Pozo González sobre el poder revolucionario local en Cataluña en 1936-1937. Este año además se cumple el centenario de Eugenio Fernández Granell, plumista y surrealista, y sobre el cual se está preparando una recopilación de ensayos sobre su figura. Igualmente Mikel Muñoz está ultimando su montaje de un documental sobre la revolución social en el campo republicano, tema candente por cuanto representa la opción histórica que reconoce el protagonismo central del movimiento obrero y de las ideas socialistas en la crisis española de los años treinta. Un plan que no está nada mal considerando que hace que el POUM de la posguerra sobrevivió hasta finales de los años setenta y con muchas dificultades, y que la FAN es una entidad militante que recibía subvenciones con cuentagotas, y apenas si daban para un libro y para tabaco.

  El pretexto no es otro que el 75 aniversario de las jornadas de mayo del 37 en Cataluña, los asesinatos de Andreu Nin y Camillo Berneri (que sean objetos de homenaje abierto a mitad de junio), temas sobre los volveremos a dialogar con la historia y con las interpretaciones, y en el que resulta inevitable meter por medio la “obra española” de Eric Blair alias George Orwell que, por cierto, se vuelve a editar pródigamente en nuevas traducciones, y en algunos casos, como en el del Homenaje a Cataluña, en versiones integras y complementadas reparando unos problemas que se arrastraban desde su primera edición, burdamente maltratada por la censura franquista.

  Sobre Orwell se hablara el Jueves 3 de mayo a las 20:00h.en el Ateneo Obrero de Xixón, en una charla que hemos convenido en titular: Orwell, Catalunya 1937 y el asesinato de Nin

  De todo el mundo es sabido que Orwell fue testigo de la feroz represión desatada por el aparato estaliniano contra la gente del POUM, todo ello desde el momento en que el “Gran Hermano” decide trasladar los métodos de los procesos de Moscú fuera de la URSS, y sobre todo a Barcelona, donde el POUM aparece en un telón de fondo de una revolución apoyada por la CNT y por sectores del POSE (y de la base del PCE-PSUC).

  Orwell había llegado anónimamente a Barcelona con la intención de contactar con el PCE y con las Brigadas internacionales, pero su relaciones con el ILP le llevan al POUM, y tras permanecer más de tres meses en las trincheras del frente de Huesca, Orwell volverá a Barcelona justo en el momento preciso en el que se decide a tomar partido entre los guardias de asalto y las barricadas. El punto de partida había sido la tentativa gubernamental de arrebatar a los sindicatos el control de la Telefónica, pero Orwell sabe todo lo que hay entre la Barcelona de su llegada y la que se acaba de encontrar. La situación empezaba a torcerse para la revolución, y el tiempo que sigue certificará el final de unos sueños, y el inicio de una campaña inaudita contra quienes apenas un año antes había ganado en las barricadas un reconocimiento superior al que tenían.

 El novelista también fue testigo de la feroz represión desatada por los estalinistas contra la gente del POUM, a la que, en una campaña de intoxicación informativa sin precedentes en nuestro país, se acusaba de formar parte de la "quinta columna" de Franco. El propio Orwell, para escapar a esa persecución, hubo de dormir varias noches entre las ruinas de edificios bombardeados y salir precipitadamente de España, lo que le salvó de correr la misma suerte que sus compañeros: de hecho, como demuestran los informes sobre él y su mujer preparados para el Tribunal de Espionaje y Alta Traición  como parte de una trama que sobrepasa el absurdo y el delirio. Orwell jamás imaginó que la realidad fue más allá de la ficción en su caso. Lo próximo que estuvo de ser detenido  como “fanático trotskista”, de haberlo sido seguramente habría conocido a Ramón Mercader antes que Trotsky.

   Allá por la mitad de los años treinta, Orwell operó una evolución hacia el ala izquierda del socialismo británico, y lo dejó todo para  combatir en tierras de España al fascismo. Su experiencia le convirtió en un luchador contra las mentiras del estalinismo, y le reafirmó en su ideario social: el socialismo no era solamente un ideal, era lo que movilizaba a los trabajadores que tan calurosamente describe en Homenaje a Cataluña, un  testimonio ineludible de la guerra, la revolución, la gente. Sobre el delirio estaliniano en el que muchas almas nobles e inocentes creían que representaba lo que decía. Es pues un libro sobre la mentira, sobre cómo algunos se empeñaron en escribir la Historia de acuerdo con lo que ellos creían que tendría que haber ocurrido y no de acuerdo con lo que realmente ocurrió.

  Orwell  comenzó a escribir este libro después de haber vivido una experiencia anónima en las trincheras, y lo hizo  para combatir las mentiras de la propaganda, y su lucha fue en muchos casos solitaria y sacrificada: no está de más recordar que Homenaje a Cataluña sólo logró vender unos pocos centenares de ejemplares en vida del autor y que su editor habitual, con el pretexto de que podía perjudicar a la causa antifascista, había rechazado el libro sin tomarse siquiera la molestia de leerlo. Durante décadas permaneció en el silencio hasta que en los años sesenta, un nuevo proceso de radicalización, lo recuperó para convertirlo en el mayor clásico literario sobre la guerra contra el militar-fascismo. 

  Desde su punto de vista,  no existía otra causa que la de la verdad, y eso explica que a la excelencia literaria de la obra se añada su innegable valor documental, un elemento que justificará otras ediciones, la publicación de una antología de los años ochenta, y la recopilación Orwell en España, la edición más completa sobre esta experiencia, y cuyo valor sigue siendo cuestionado por los historiadores que creen que la único que podían hacer los trabajadores era apoyar la República liberal, y no luchar por la República social, la suya . En esta última obra citada (que congrega cartas, reseñas de libros, artículos que en buena medida son la prolongación natural de Homenaje a Cataluña, de la que Debate ha hecho una edición definitiva en el 2011) defiende, por supuesto, la misma opción, las mismas razones. Sin Orwell y otros testimonios auténticos como el suyo (Kaminski, Borkenau, Mary Low, etcétera, etcétera), la historiografía de la aquella guerra que todavía llevamos en las espaldas se habría limitado a distinguir entre vencedores y vencidos. Con Homenaje a Cataluña, Orwell logró por lo menos dar voz a los derrotados entre los derrotados, sobre todo los que defendían una nueva civilización, la democracia obrera, un sueño en el que, después de una larga pesadilla, volvemos a despertarnos.

Ultima modificacion el Domingo, 29 de Abril de 2012 21:31


Si quieres contribuir a que Kaos en la Red pueda seguir publicando artículos como este, puedes hacer tu donación en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Microdonación de 2 euros
Donación de importe libre

También te puedes suscribir y ayudar a que tengamos un presupuesto anual estable pinchando en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Suscripción 36 Euros
Suscripción 50 Euros
Más información sobre la suscripción: Aquí


blog comments powered by Disqus
Logueate en la parte de arriba o registrate para comentar.
Anuncio
Anuncio