kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
09 May 2012

12-M: Mariano, ¡que se te ve venir...! Destacado

Escrito por  JF-Cordura
Valora este artículo
(0 votos)
¿No se va a conmover nunca? ¿No se va a conmover nunca?
Carta al respetable inquilino de La Moncloa puertas de unas jornadas que pueden ser trágicas.

«Haré cualquier cosa [...] aunque haya dicho que no la iba a hacer.»
(Mariano)

El Blog de Cordura

Estimado hermano presidente del gobierno:

Circula por ahí un vídeo de unos veinte minutos que resume lo que ya cualquier español podía saber: entre vuestros dichos y vuestros hechos, hay demasiado trecho. Dichos, todos ellos, pronunciados antes de las elecciones que os dieron el poder:

1. «Con nosotros [...] no va a haber los recortes sociales que ha hecho el Partido Socialista.»
2. «Subir los impuestos hoy [lo decías en tiempos de Zapatero, pero actualmente estamos aún peor] es darle [sic] una vuelta de tuerca más a las maltrechas economías de las familias...»
3. «Ahora el gobierno habla de que va a subir los impuestos [...]. Eso es un insulto a los españoles
4. «[Lo que nos parece] impresentable es que la salida que tenga el gobierno para colocar la deuda sea dando una amnistía fiscal a aquellos que han defraudado a Hacienda. [...] Es tan injusto, es tan antisocial y es tal barbaridad que desde luego el Partido Popular está en contra.»
5. «Este gobierno no va a subir el impuesto sobre el valor añadido.»
6. «La subida del IVA es un disparate
7. «Yo desde luego no pienso dar [a los bancos] ni un solo euro de dinero público a diferencia de lo que han hecho ustedes.»

Casi todas son tuyas, exceptuando la cuarta y quinta (de Cospedal y Soraya: tan oficiales como las tuyas). La realidad presente es justo la opuesta de lo que prometíais para ganar las elecciones. Habéis recortado ya ampliamente nuestros derechos sociales (ver p. ej. 1 y 2), dejando muy atrás los registros del inmoral gobierno del PSOE. Enseguida subisteis los impuestos, de manera que, conforme a tus propias palabras, habéis insultado a los españoles y atornillado aún más sus maltrechas economías. Luego otorgasteis una generosa amnistía fiscal a una panda de ladrones: vuestra conducta es, por tanto, “impresentable”, “injusta”, “antisocial” y una “barbaridad”. Habéis anunciado ya reiteradamente que pensáis subir el IVA para el año que viene... ¡un “disparate”!, según dijo un tal Mariano Rajoy. Por último (?), habéis decidido entregarle un montón de dinero público a Bankia (¿“ni un solo euro”?), algo que hasta al órgano por excelencia de vuestro capitalismo salvaje le parece un completo despropósito, y que alguno más decente se atreve a llamar por su nombre: estafa. Y toda esta brillante ejecutoria, en el tiempo récord de menos de cinco meses. A este paso no tardaréis en superar las bellaquerías del sin par Felipe González (¡pero él estuvo más de trece años en el poder!).

¡En menos de cinco meses! Me pregunto quién te has creído que eres (con aprecio te lo digo). ¿Debo recordarte tu condición de simple mortal? Como yo, como la quiosquera de la esquina, como el chico que le trae la fruta a mi anciana vecina, como la sonriente panadera de mi barrio, como aquel parado que tímidamente me ofrece pañuelos en los semáforos. Te conduces con prepotencia cuando ni siquiera pasaste de un treinta por ciento del censo electoral (¡el setenta por ciento no te votó, Mariano!). Y no puedes ignorar que tus medidas son medidas contra el pueblo. Así lo decías tú mismo antes de llegar al poder. Eres rehén de tus palabras y lo sabes. Por eso, en tu desenfrenado acoso al pueblo español, añadiste cínicamente que harás lo que estimes necesario «aunque haya[s] dicho que no lo iba[s] a hacer».

Te has venido escudando en que os encontrasteis con un déficit público mayor que el declarado por el gobierno anterior. ¿Cambia eso los principios que decíais defender, Mariano? ¿Dejan de ser un atropello las subidas de impuestos a los trabajadores, la amnistía fiscal a los ricachos defraudadores, los recortes masivos en sanidad y educación? Pero es que además sabemos que, ya en marzo, la (ominosa) Unión Europea os permitió rebajar los objetivos de déficit para este año. Y que ahora, tras la victoria de Hollande en Francia, hablan de daros un año más para llegar al 3%. Es decir, que las excusas para vuestras fechorías (que lo son en cualquier caso) se están quedando en nada. ¿Seguiréis perpetrándolas? ¿Seguiréis haciéndonos esperar la llegada de cada viernes con temor y temblor? ¿Os creéis más que nosotros, hermano?

Estáis tensando mucho la cuerda, pero da toda la impresión de que lo hacéis a conciencia. De que ya os da igual la imagen, porque a fin de cuentas sois parte de la Casta. Y porque la Elite Global, cuyo omnímodo poder bien conocéis como criados suyos que sois, lleva todas las de ganar en esta loca encrucijada histórica. Camino del poder absoluto. Ahora bien, cabe preguntarse si has calibrado debidamente las consecuencias sociales y, sobre todo, éticas de lo que estáis haciendo. Si os importa un comino la suerte de millones y millones de compatriotas. Y si esperas que, una vez consumada tanta abyección, podrás sentirte orgulloso o, siquiera, mínimamente satisfecho.

Digo esto porque me cuesta creer que no sepas lo que deberías hacer. Si, por la razón que sea (excesivas presiones, cobardía frente a los “mercados”...), eres incapaz de cumplir tus promesas (pre)electorales y empezar a rectificar tanto desafuero, has de saber que tienes una salida: marcharte por donde has venido (y si este fuera un país serio –como Islandia–, asumir las correspondientes responsabilidades penales). Algo me dice que no lo harás...

Pero aún no hemos hablado de lo peor. ¡¿Puede haber algo peor?! Sí, Mariano. No sé si sabes a qué me refiero. Tiene que ver con lo que puede suceder, por ejemplo, el próximo fin de semana (y hasta el día 15 sobre todo en Madrid). Se os ve venir... Hasta dos mil policías, cantidad desorbitada, apabullante, obscena, habéis reservado para reprimir a vuestro pueblo en la Puerta del Sol y aledaños. A vuestros hermanos. Aunque portavoces del movimiento 15-M ya dejaron clara su intención de no acampar. Pese a lo cual, vosotros vais a restringir su derecho a reunirse y manifestarse, reconocido explícitamente por la Constitución. ¿Qué buscáis? ¿Tensar aún más la situación?

Comprende que la sospecha sobre vuestras intenciones es lógica y razonable. Tras protestas anteriores, os habéis propuesto, declarándolo explícitamente, criminalizar a quienes ejercen ese derecho. En una deriva ya claramente (pre)fascista, y al poco de consagrar la impunidad policial por abusos constatados (ver también), habéis anunciado que consideraréis terrorismo incluso la resistencia pasiva a vuestra policía, a la que habéis lanzado furiosamente contra el pueblo. Estáis llamando “terroristas” a Gandhi, a Rosa Parks, a Martin Luther King. Pero está claro por qué y para qué lo hacéis. Para asustarnos, para intimidarnos, para disuadirnos de oponernos a vuestros planes y a vuestras ofensas. Para aterrorizarnos.

¿Quiénes son los terroristas?

¿Qué es lo que tenemos en este país? ¿Una banda de forajidos que le roba al pueblo, le miente y, para colmo, cuando el pueblo va a quejarse, primero le amedrenta y luego, si aun así se manifiesta, le reprime salvajemente?

Vuestro atraco a mano armada al pueblo español ya está siendo denunciado ante la ONU por decenas de ONG especializadas en derechos humanos, incluida Amnistía Internacional. Qué ironías... ¿Tendremos que acabar llamando a vuestra OTAN para que te echen del poder, Mariano? Porque de ti sí nos consta que estás reprimiendo al pueblo que protesta.

Con el mayor respeto te digo: ¡Ten cuidado, hermano! (Te llamo así –consideraciones trascendentes aparte– porque no eres más que yo; ni menos, por más que te empeñes). Estás jugando con fuego. Es cierto que siempre puede, incluso suele, haber algún idiota violentista entre los manifestantes (sin perjuicio de los infiltrados policiales). Pero no puedes ser ajeno a que toda esta situación la estás provocando esencialmente tú con tus mentiras, incumplimientos, estafas, violaciones de derechos sociales y extorsiones al pueblo. ¡Recapacita! ¿O quieres iniciar un camino sin retorno? Si no en esta cita indignada del 12-M, antes o después cometerás lo irreparable, y entonces...

A muchos les engañaron tus aires pacíficos de barbudo modosito. Gentes sencillas que te dieron su voto. Ojalá todos despierten de una vez y comprendan hasta dónde estás dispuesto a llegar.

¡Mariano, que se te ve venir! Sucias tienes ya las manos, ¿vas a teñirlas de sangre? 

Medios

Modificado por última vez en Miércoles, 09 Mayo 2012 21:04

You have no rights to post comments