kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
08 Abr 2012

Los delincuentes financieros no se conforman con la amnistía y piden que se garantice su anonimato para asegurar su absoluta impunidad

Escrito por  Kaos. Laboral y economía
Valora este artículo
(3 votos)
Algo que requiere, según los expertos, que no sea la Agencia Tributaria la que gestione las declaraciones excepcionales, sino que se limite a ingresarlas para no conocer sus nombres. No solo quieren amnistía, también que se garantice su impunidad para poder seguir defraudando en el futuro.

Eduardo Segovia/Prensa

La amnistía fiscal anunciada por el Gobierno ha generado bastante escepticismo sobre su eficacia entre los asesores fiscales. Las pegas son dos: que el 10% puede suponer mucho dinero, sobre todo si el capital inicial ya está prescrito (han pasado más de cinco años desde que se evadió); y que los interesados necesitan tener la confianza absoluta en que Hacienda no va a utilizar la información que proporcionen para posteriores inspecciones. Algo que requiere, según los expertos, que no sea la Agencia Tributaria la que gestione las declaraciones excepcionales, sino que se limite a ingresarlas para no conocer sus nombres.

Así se hizo en 1991, cuando la regularización de Solchaga fue gestionada por el Banco de España. Ahora bien, entonces se hizo de esta forma porque se obligaba a los defraudadores a comprar una deuda pública especial, algo que ahora no ocurre porque la UE prohíbe imponer estas condiciones a las amnistías fiscales (se oponen a la libertad de movimientos de capitales). "Si la regularización no es anónima de cara a Hacienda, la gente va a temer que le 'tomen la matrícula' y que al mes o al año siguiente, Hacienda le haga una inspección para revisar en profundidad todo su patrimonio. Y ese temor refrena a muchos a la hora de aprovechar esta medida", explica un experto fiscalista.

Pone el ejemplo de un particular que tiene una sociedad. Al regularizar unos ingresos no declarados, lo más fácil para la inspección es pensar que esas rentas vienen de la sociedad y, por tanto, que se van a seguir generando en el futuro. Por tanto, habría una tentación muy fuerte de inspeccionarle al siguiente ejercicio para comprobar que esta vez no ha evadido nada al fisco. "Tiene que haber una confianza absoluta en que no se va a utilizar la información posteriormente", añade.

Aunque la Agencia Tributaria tiene capacidad para gestionarlo de forma que los datos no lleguen a la inspección, la gente no se fía. Y más después de casos como el de Botín, donde haber regularizado no le libró de que lo llevasen ante la Audiencia Nacional. Por tanto, única vía para generar esa confianza es que no sea ella la que gestiona esta regularización, según los expertos consultados.

El Gobierno podría adoptar esta medida porque el Real Decreto no dice que tenga que ser la Agencia Tributaria la encargada de esta tarea, sino que establece que "el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas aprobará el modelo de declaración, lugar de presentación e ingreso de la misma, así como cuantas otras medidas sean necesarias para el cumplimiento de esta disposición".

Otro experto consultado añade que es fundamental conocer las nuevas leyes antifraude que ha anunciado el ministro Cristóbal Montoro pero que todavía no ha detallado. "Si son muy duras, pueden incentivar a aprovechar la regularización por el lado del palo en vez del de la zanahoria. Pero es incomprensible que el Gobierno anuncie la amnistía sin decir al mismo tiempo lo que le espera al que no la utilice", opina esta fuente.


Modificado por última vez en Domingo, 08 Abril 2012 13:06

You have no rights to post comments