kaosenlared.net

sehansuscrito162  quedan838 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
27 Abr 2012

Golpe de Estado contra la autonomía andaluza

Escrito por  X
Valora este artículo
(3 votos)
Duran i Lleida propone que solo Catalunya, Euskadi, Navarra y Galicia conserven la autonomía.

El nacionalismo conservador ha salido del armario. Con la ayuda de la derecha centralista planean dar un Golpe de Estado al pacto constitucional de 1978 para expulsar a Andalucía del estatus de nacionalidad histórica. Con la música de fondo de la crisis de la deuda y la inestabilidad en los mercados financieros, Durán i Lleida no ha tardado en defender una España asimétrica en la que “sólo Cataluña, Euskadi, Navarra y Galicia” conserven la autonomía política. Para el resto de comunidades autónomas, el líder del partido más derechista, insolidario y cerril de Convergencia i Unió, aboga por “un grado mínimo de descentralización”.

Este affaire repentino que viven el nacionalismo catalán y la derecha española ha nacido como una entente estratégica para desmantelar las conquistas sociales a cambio de que el PP acepte una involución en el Estado Autonómico. La víctima, de esta relación peligrosa, será Andalucía. Por rebelde, indomable, vaga, subsidiada, deficitaria, izquierdista, equivocada e inconsciente. Por votar lo que no debía. Por romper el silencio de los vivos.
En Madrid, el secretario de Estado cuestiona las cuentas públicas de Andalucía sin dar datos concretos sobre la supuesta desviación del déficit que denuncia; en Bilbao, el PNV ataca la irresponsabilidad de Andalucía y llama a replantear el modelo de “café para todos” -achicoria para los andaluces-; en Barcelona, Duran i Lleida muestra su preocupación de que el café generoso deje a Cataluña sin café; y, como no, Rosa Díez, en su papel estelar de Isabel la Católica, denuncia en el Congreso de los Diputados que la estructura autonómica es “elefantística” y que “no hay vergüenza ni Estado capaz de soportar este modelo político”.
Por su parte, los ecosocialistas y comunistas de ICV se alían con Duran i Lleida al “café para todos” pero recuerdan que Baleares y la Comunidad Valenciana también tienen derecho al autogobierno porque tienen “lazos lingüísticos, culturales e históricos” con Cataluña. Además de los lazos enumerados, ICV tiene lazos electorales con los partidos nacionalistas baleares y valencianos que necesitan mantener ante una posible encontronazo con IU de cara a las próximas elecciones europeas.
Ni Navarra ni Baleares ni la Comunidad Valenciana conquistaron en la calle los máximos niveles de autogobierno; Andalucía, sí. Sin embargo, en este festival para reeditar la España autonómica no cabe Andalucía. Menos mal que ICV se define como federalista de izquierdas porque les ha faltado poco para expulsar a Andalucía del mapa autonómico.
Los enemigos del “café para todos” y achicoria para Andalucía quieren culpar a las autonomías del elevado déficit del Estado, a pesar de que es la Administración General del Estado la que ha incurrido en el doble de déficit que las comunidades autónomas. Lo que subyace en el fondo de este debate es la andalufobia que sufren los nacionalismos del norte y la derecha española. Quieren destruir nuestra conquista como pueblo porque nuestra comunidad es “artificial” frente a las “naturales”.
Tanto a CiU como al PP les molesta profundamente que Andalucía haya recobrado su peso en el Estado, votando en contra de lo esperado y diferente al resto de España. De ahí que cuestionen nuestra solvencia financiera basándose en rumores de las empresas que proveen de material sanitario a la Junta de Andalucía. De chiste si no fuera porque el objetivo que esconde la gracia es demasiado escabroso.
En esta Legislatura, los andaluces tenemos que organizarnos cívicamente para salir a la calle a reeditar la utopía del 4 de diciembre de 1977. Y para esta causa, necesitamos un Gobierno andaluz estable y firme ante las amenazas que atentan directamente contra la autonomía andaluza.
El andalucismo político tiene que volver a ser la vanguardia que encabece las aspiraciones de autogobierno del pueblo andaluz. Y, por supuesto, el andalucismo no puede ser otra cosa que de izquierdas. La guerra contra la autonomía andaluza no es por un simple concepto jurídico etéreo, sino contra la potente herramienta que los andaluces tenemos en nuestras manos para decidir de qué manera salimos de la crisis.
Que los ataques a la autonomía hayan comenzado, a cara descubierta tras las elecciones andaluzas no es por azar. La andalufobia de CiU y PP combaten nuestro autogobierno porque saben que es la puerta que nos permite salir de la crisis por la izquierda. 
Raúl Solís
El líder de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), Josep Antoni Duran i Lleida, ha propuesto este viernes en su carta-web a la militancia de su partido que solo cuatro autonomías conserven su estatus "más allá de un grado de descentralización eficaz para el resto de regiones del Estado". Para Duran, estas cuatro autonomías deben ser Catalunya, País Vasco, Navarra y Galicia.

En pleno debate subre una posible devolución de competencias básicas de las comunidades al Estado abierto el pasado miércoles por la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre; el líder del grupo parlamentario de CiU en el Congreso ha entrado de lleno en el debate y se ha mostrado precupado por la posibilidad de que las llamadas nacionalidades históricas pierdan la autonomía. De hecho, Duran ha tiulado su carta de forma muy elocuente: "El debate autonómico que me preocupa no es acabar con el café para todos, sino que nos dejen a todos sin café".

"Si el PP y el PSOE tuvieran sentido de Estado y recuperaran el espíritu constituyente, la situación económica actual requeriría como nunca que volviéramos a los orígenes y que se dejara la autonomía a Catalunya, Euskadi, Navarra y Galicia, más allá de un grado de descentralización eficaz para el resto de regiones del Estado", ha dejado escrito Duran.

Entiende Duran que el estado autonómico no ha contentado a nadie porque "a las comunidades artificiales, les sobran competencias, y a las naturales, nos faltan".

La carta de Duran ya ha recibido alguna crítica pero no externa, sino desde Catalunya. El diputado de ICV en el Parlament, Jaume Bosch, ha acusado este viernes al líder de UDC de "despreciar gravemente el autogobierno" de la Comunidad Valenciana y Baleares. "Una cosa es criticar el café para todos, crítica que comparto, y otra bien diferente es olvidar los lazos culturales, lingüísticos e históricos de los territorios de habla catalana, y ubicar la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares al lado de las regiones españolas que sólo tendrían derecho a una descentralización", ha lamentado.

Jaume Pi

Modificado por última vez en Viernes, 27 Abril 2012 23:15

Add comment


Security code
Refresh