kaosenlared

Anuncio
sehansuscrito162  quedan838 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
31 Mar 2012

Su normalidad es nuestra precariedad Destacado

por Jorge Moruno
Sábado, 31 de Marzo de 2012 13:02
Acabar con su relato, con su normalidad

Poco antes de que diera comienzo la huelga general y de salir a piquetear por la ciudad, a eso de las 23:30, nos estábamos tomando un café en un bar. Un tipo apoyado en la barra que desprendía un fuerte hedor a alcohol, empezó a balbucear que, “esos que hacen huelga no tienen oficio, que no han currado en su vida y son unos vagos”. Bastaba sólo con mirarle para observar en él, una exacta definición de lumpen.

Paradójicamente, quien no ha currado en su vida es la cara pública de la reforma laboral, la ministra Fátima Báñez, ya que no consta en su vida laboral ni un día de cotización. El borrachuzo del bar en algo tenía razón; muchos de los y las que salimos a defender nuestra dignidad como personas en la huelga, no tenemos ningún oficio. Hemos hecho tantas cosas y que suelen durar tan poco tiempo, que no sabemos que es eso de la perseverancia y aprendizaje del “oficio”. A la juventud precaria -y no tan joven-, nos sucede algo que desde cualquier mentalidad medianamente racional, debería escandalizarle: La gran mayoría de las veces, gastamos el tiempo en  buscar o trabajar  en empleos basura, que no aportan nada más que la clara necesidad de obtener ingresos para vivir. Todo el conocimiento creado, invertido y acumulado en sociedad al margen del empleo, acaba sufriendo  el lastre de un mercado laboral infracualificado.

Nuestra lumpen-oligarquía y su profunda sumisión a la casta financiera nos empujan a convertirnos en Grecia, o en el mejor de los casos a disfrutar de vidas más precarias todavía, en un contexto de privatización absoluta. La cleptocracia funciona así: Miguel Martín presidente de la patronal bancaria afirma que la “huelga nos acerca a Grecia”, al mismo tiempo que a los bancos se les presta dinero público al 1% para que lo inviertan en deuda pública al 5%. El Partido Popular, que aseguraba estar en contra de cualquier tipo de amnistía fiscal, hoy nos anuncia que el dinero negro podrá ser declarado al 10%. En lugar de combatir el inmenso fraude fiscal, recortan en sanidad un 13,7 % y en educación un 21,2 % mientras que interior, defensa o presidencia no alcanza en ningún caso ni el 9%. El dinero negro que muy pocos nos  roban a muchos, se blanquea legalmente a bajo coste, y lo que no se fiscaliza por ese lado, se recorta en lo público. Juego perfecto; empiezo robando, sigo robando y os vuelvo a robar.

Los mismos que aseguran defender a España de “la huelga contra España”, son casualmente los mismos que no ven con malos ojos que el 86% de las empresas del Ibex-35 que operan en la bolsa española, tengan presencia en paraísos fiscales. No denunciarán a las empresas españolas, que como Telefónica, el operador más caro de toda Europa que cobra un 71% más que la media europea  en conexiones a Internet.

El manejo de la moral.

Nada de esto importa, todo parece borrarse de nuestra mente cuando aparece ardiendo un establecimiento de Starbucks. Se acabaron los recortes, las esperas a veces mortales en hospitales, o la precariedad, eso son males menores . Nuestra arquitectura moral está atrofiada cuando la quema de un local de una multinacional conocida por explotar a sus trabajadores, provoca mayor animadversión y escándalo, que los 58.200 desahucios de 2011, el dinero a los bancos, o el joven herido grave por un pelotazo de goma en la cabeza recibido a cuatro metros de distancia. El lenguaje empleado, el tipo de cobertura, trato y la manera de enfocarlo mediáticamente, es muy distinto al que se aplica sobre los alborotadores bursátiles, que son infinitamente más violentos y afectan a más gente.

La palabra disturbio o altercados acaba perdiendo su sentido cuando se viene aplicando casi para cualquier cosa; con el 15-M con los brazos en alto, o con los estudiantes de Valencia, todo parece estar lleno de profesionales de la violencia. ¿Quien será el empleador? La estrategia de demonizar a un grupo y sobre todo, de vaciarlo de cualquier posible contenido político, reduciéndolo a cuestiones de orden público o patologías sociales, es de largo alcance.  Hostis era la palabra que usaban los romanos para nombrar a los desterrados al ostracismo. Viene a indicar la capacidad de un régimen a la hora de declarar, de nombrar y construir un enemigo interno. Calificar con atributos propios de patologías psicosociales a la muchedumbre, es algo que Gustave Le bon ya teorizó y ha sido varias veces refutado por los estudios de movimientos sociales y la llamada historia desde abajo. No toda violencia  es fruto de descerebrados e inadaptados sociales; esa visión responde a un relato ideológico específico, precisamente porque hablamos de política.

Cuando el Conseller de Interior de la Generalitat, Felip Puig nos dice que estamos ante “este nuevo fenómeno de la violencia urbana”  parece confirmar no haber estudiado nada de historia contemporánea, o a lo mejor es que pretende tomarnos por idiotas. Ya en 1873 Engels destacaba que Barcelona “tiene en su haber histórico más combates de barricadas que ninguna otra ciudad del mundo”.

No se trata tanto de apoyar o rechazar la guerrilla urbana, sino de lograr encontrar los mecanismos colectivos que permitan empezar a condicionar, interrumpir el libre hacer de los llamados mercados. Grecia no está como está a causa de la mala imagen que provocan las huelgas, sino porque la renta financiera lo ha convertido en un protectorado. Hablan de normalidad y lo seguirán haciendo. Quieren minar nuestra esperanza; son unos ilusos, cada vez somos más y lo tenemos más claro.

 

www.larevueltadelasneuronas.wordpress.com

Ultima modificacion el Sábado, 31 de Marzo de 2012 19:41


Si quieres contribuir a que Kaos en la Red pueda seguir publicando artículos como este, puedes hacer tu donación en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Microdonación de 2 euros
Donación de importe libre

También te puedes suscribir y ayudar a que tengamos un presupuesto anual estable pinchando en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Suscripción 36 Euros
Suscripción 50 Euros
Más información sobre la suscripción: Aquí


blog comments powered by Disqus
Logueate en la parte de arriba o registrate para comentar.
Anuncio
Anuncio