kaosenlared

Anuncio
sehansuscrito162  quedan838 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
24 Feb 2012

Rebelión en las aulas... ¡Enemigo a la vista!

por Maité Campillo
Viernes, 24 de Febrero de 2012 20:25
Apagón general. Desaparece el estudiante de escena. El pelotón de policías queda estático simbolizando una imagen en disposición de ataque. Silencio... el policía Moreno cuelga el teléfono preocupado.

… porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más...

SANCHO

(Quixote, II, cap. 74)

 

Titulo (A vosotros el mundo nada os debe): “Rebelión en las aulas”

Personajes: Narrador, jefe superior de policía, estudiante, número indeterminado de policías, dos vecinas, voces en off de la “gran marcha final de los estudiantes” .

(Obra en dos actos)

*Pieza Didáctica

20 DE FEBRERO DEL 2012; REGRESO A LOS PARTES DE GUERRA, DE LA POSGUERRA. LA CRISIS DEL GOBIERTO SE ENFRENTA A ESTUDIENTES DEL INSTITUTO, LLUÍS VIVES, VALENCIA. DETENCIONES, HERIDOS, ULTRAJADOS, APALEADOS, ¿CAUSA?... JÓVENES “INCÍVICOS”, INCREPAN LA ECONOMÍA DE LAS ARCAS DEL GOBIERNO DEL PP, Y SE ATREVEN A REIVINDICAR CALEFACCIÓN PARA LAS AULAS, “A LOS QUE SE ENVÍA A LAS FUERZAS DEL ORDEN A PONER ORDEN, Y ACABAR CON EL ENEMIGO.”

(El telón sube en lo oscuro. De inmediato se comienza a oír el ambiente exterior de los estudiantes contra los recortes en la enseñanza, se oye una bocina, cargas, gritos, voces de los cuerpos del “orden”, detenciones; poco a poco baja el sonido. Una luz tenue da paso a una pantalla por donde surge la imagen del narrador.)

Narrador.-La policía ha realizado más detenciones en Valencia en la protesta estudiantil de los últimos días que en las movilizaciones registradas en el último año, en el que junto al movimiento del 15M han sido frecuentes las manifestaciones por los recortes presupuestarios. Desde que el miércoles pasado la policía llevó a comisaría a un estudiante del IES Lluís Vives, menor de edad, las detenciones registradas hasta esta noche ascienden a un total de 38, de ellos ocho menores. Hasta ahora, mientras siguen las cargas policiales, la propia policía admite que hoy ha realizado 14 detenciones más, cuatro de ellos a menores de 16 y 17 años, uno de los cuales está herido. El jefe superior de Policía de Valencia, Antonio Moreno, no ha querido responder por qué se ha producido tan elevado número de detenciones en esta ocasión:

"¿Usted que piensa? ¿Usted que cree?", ha replicado al periodista antes de recurrir a un lenguaje bélico:

"En el anterior conflicto del 15-M también tuvimos que utilizar la fuerza cuando fuimos atacados."

El mismo jefe suprior de Policía, Moreno, se ha negado a explicar cuántos efectivos policiales ha desplegado porque no piensa “proporcionar esa información al enemigo." (Oscuro, baja el telón. Al momento el ambiente interior en escena cambia por completo. Telón y luces suben.)

 

                                                                                                                                                               ACTO PRIMERO

 

ESCENA ÚNICA

(Se ven elementos identificadores del edificio del Gobierno Civil de la Generalitat del País Valenciá, ubicadas allí las dependencias (seda) del cuerpo. Puede haber una ventana por donde entra 'la luz de este día sin sol', una mesa donde se encuentra el jefe superior del cuerpo desde 'uno de los despachos' en un extremo del escenario al teléfono, al otro lado de la linea el estudiante. Se puede escenificar sobre el otro extremo del escenario. El estudiante, al que un mando le pasa un teléfono, se ve acosado, acorralado por un pelotón de las 'fuerzas del orden'. Los dos extremos del escenario están marcados con total independencia de ambientación. Fuera se oye un gran estruendo, de nuevo sirenas, gritos de la policía y cantos reivindicativos que se van apagando poco a poco dando paso al interrogatorio.)

 

  • Moreno.- Hola, ¿está el enemigo?

  • Albert (15 años).- eee... sí, dígame.

  • Moreno.-(hay una interferencia en la línea, un 'número' habla con el jefe superior Moreno, éste da la orden al pelotón, unos doscientos agentes.) Esposarle.

  • Albert.-Oiga, oiga, eso por... oiga, escuche... pero por qué...

  • Moreno.-Porque me da a mi la gana y, se acabó. Por ofensa, por insulto a un oficial, por lo que sea... (¡ni rechistes, chico, te aviso!, le dice uno del pelotón que le pone las esposas.)

  • Albert.-¡Pero qué insultos! -transmite al jefe superior Moreno por teléfono- si es su “compañero” el que dice que se sienten ustedes como perros guardianes.

  • Moreno.-¿Quién yo?

  • Albert.-No, él, digo la Policía...

  • Moreno.-Bueno, es su problema si se siente así, pero cuidadito con lo que hablas tu, eh, ¡que te meto un puro!, que no se libra ninguno de tu familia.

  • Albert.- Pero oiga... escuche... (Zas!, le atizan un porrazo en la cabeza y otro en la espalda ¡A callar!, he dicho.)

  • Moreno.- ¿Cuántos tirachinas tenéis?

  • Albert.- pues... tres, pero uno tiene la goma rota de tanto tirar.

  • Moreno.- ¿Ah, si...?, ¿disponéis de pistolas de agua?

  • Albert.- Siii... cinco, pero ya muy usadas.

  • Moreno.- ¿Cómo?, ¡cuidado con lo que dices chaval!, ¿Y libros, de cuantos libros disponéis?

  • Albert.- Pues... “El Capital”, “Aquí no paga nadie”, “El libro rojo del cole”... los recortes y la crisis no da pa más. (Zas!, otro vergajo sobre las piernas, cuello, brazos.)

  • Moreno.- ¡Acaso pretendes reírte de nuestro Caudillo, no conoces el lema, que la letra con sangre entra, mocoso de mierda!

  • Albert.- Pues... no se si mis padres... (Un mando le tira al suelo apretándole cuello y espalda contra sus piernas.)

  • Moreno.- ¿Estáis en contacto con los estudiantes de Grecia, Italia o la ETA?

  • Albert.- No... ayyyy... no... no se nos había ocurrido...

  • Moreno.- ¿Y Donuts? ¿Cuántos Donuts habéis conseguido?

  • Albert.- Donuts... lo que se dice Donuts... pues ninguno... (sigue apresado, sobre el suelo de la acera, le tiran del pelo, orejas.) Pero disponemos de algunas tartas tipo Barcina.

  • Moreno.- ¿Cómo dices?

  • Albert.- Ya sabe, de las que le tiraron a la presidenta de Navarra.

  • Moreno.- Bueno, bueno, déjate de niñerías. ¿Llevan goma 2 o trilita?

  • Albert.- No, Señor!, son de merengue y nata.

  • Piiiiiiiiiiiiiiii...

  • Albert.- ¿Enemigo...? Oiga... ¿Está el enemigo?

  • Moreno.- Al habla!.

  • Albert.- ¿Cuántos son Ustedes?

  • Moreno.- Esa información no se la puedo dar al enemigo.

  • Albert.- ¿Cuántas porras tienen Ustedes?.

  • Moreno: Esa información no se la puedo dar al enemigo.

  • Albert.- ¿Cuántas pistolas de matar tienen Ustedes?

  • Moreno.- Las necesarias, “hijo”, las necesarias para la guerra.

  • Albert.- ¿Hijo, usted torturaría a su propio hijo?

  • Moreno.- ¿que... que dices?

  • Albert.- Le dejo he quedado a merendar en Euskadi, hoy llega una delegación de estudiantes de Grecia.

  • Moreno.- Dónde, dónde, dónde has dicho...

  • ...Piiiiiiiiiii...

    (Apagón general. Desaparece el estudiante de escena. El pelotón de policías queda estático simbolizando una imagen en disposición de ataque. Silencio... el policía Moreno cuelga el teléfono preocupado. Reacciona elevando la voz a forma de orden, da nombres, el pelotón toma vida entorno al jefe superior, este empieza a distribuir a sus hombres <¡Pelotón... ¡fiiiiirmes!, a la calle, contra el enemigo!.>

    El “enemigo” sigue su protesta contra los recortes, exigen calefacción. <¡Detenerles a todos, a todos, grita el jefe superior!.> Oscuro.

    Camina hacia el escenario el narrador que surge de entre el público, seguido de una linterna que desde un punto y otro, intenta enfocarlo.)

 

Narrador.- Para el jefe superior de Policía de Valencia, (habla a través de una bocina de mano):

"Hay gente que se está quejando porque no puede circular y los están insultando los estudiantes, son comportamientos incívicos, (insiste) de gente de 14 y 15 años, ¡espero que mañana no sea necesario recurrir nuevamente a las defensas!”, ha recalcado. (El narrador sale de escena, la linterna huye tras él.)

 

 

                                                                                                                                                         ACTO SEGUNDO

 

ESCENA ÚNICA

(Llaman a la puerta, una vecina y otra vistas desde el público, en escena de un lado y otro de 'la puerta' en el centro, una de ellas está muy exaltada, 'la puerta' gira, las dos vecinas se encuentran.)

 

- Talía.- ¡Has visto lo de Valencia!

- ¿Que pasa en Valencia, los alemanes se han comido todas las naranjas?

- Talía.- ¡No, lo de los estudiantes, parece Mayo del 68 en París, allí también empezaron cuatro estudiantes con cosas insignificantes, y fíjate la que se armó!

- ¡Si Talía, si, pero allí como tu dices las calles eran de adoquines, y en Valencia todo asfalto, además, al poco se les unieron todos los estudiantes y los obreros de las grandes fábricas y en Valencia... no se... no se... Los trabajadores (padres de los alumnos), dirán que vaya tontería protestar por no tener calefacción en las aulas, que ellos y sus padres cuando iban al colegio tenían que llevar un leño o pedazo de madera para calentar la estufa!

- Talía.- ¡Que pesimista estás!, a lo mejor en Valencia prende...

- ¿La estufa?

- Talía.- ¡No chica!, prende la chispa de la Revolución, una nueva Primavera con miles y miles de estudiantes, profesores, obreros, parados, desahuciados luchando codo con codo tomando las calles, luchando contra este sistema que nos quiere llevar a las cavernas, al paleolítico mujer!.

- Mira Talía, estamos en Invierno, la Primavera aún está lejos, por desgracia, y revoluciones en Invierno sólo se hizo una, allá por las rusias de los zares hace muchos, pero que muuuchos años.

- Talía.- Pero qué dices...

- Si, si, ya se...

(Irrumpen voces de la calle in crescendo, los “motores” de sus corazones aumentan las revoluciones, penetra en las casas. Entran todos los actores a escena por un extremo a forma de marcha de estudiantes y gente que se les une de la calle, padres, las 'dos vecinas' contagiadas se integran, la supuesta calle llena el escenario dando un aspecto optimista y alegre entre pancartas, algunas máscaras... sigue uniéndose gente a la gran marcha que empieza a bajar hacia el público, se corean consignas: ¡Más libros menos policía, no a la represión!, una y otra vez; dan la vuelta a todo el teatro y vuelven hacia el escenario. Todos los actores quedan estáticos surgiendo de ellos la imagen-parodia “Novecento”. De la oscuridad se destaca, tan sólo, la cara de una mujer (a forma de 'madre o abuela' de algún estudiante) que de entre el público y, parafraseando la obra de Juan Margallo, dice en voz alta para todo el público: “¡Perdona a tu Pueblo Señor!”, no estés eternamente enojado...

(TELÓN FINAL)

 

                                                                                                                                                                       * * *

SIPNOSIS

“Rebelión en las aulas”

Su gesto en la calle, acerca a nosotros las palabras de J. B. Alique sobre la obra “Aquí no paga nadie” de Dario Fo:

“su capacidad de retratar una realidad social como nunca atormentada.”

-¿Creían haberla enterrado?-

Se repiten métodos de tortura y comportamientos infrahumanos.

-¿Fue la “transición” la que se rió simulando “un enterramiento”?-

 

EPÍLOGO

“Transición”= buzón de “ultimas voluntades” del franquismo sin Franco, convertida en bufo, carnavalesco y periódicamente representado entierro de la sardina.

¿O es que la vida es un carnaval?

Maité Campillo (actriz)

Ultima modificacion el Viernes, 24 de Febrero de 2012 21:49


Si quieres contribuir a que Kaos en la Red pueda seguir publicando artículos como este, puedes hacer tu donación en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Microdonación de 2 euros
Donación de importe libre

También te puedes suscribir y ayudar a que tengamos un presupuesto anual estable pinchando en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Suscripción 36 Euros
Suscripción 50 Euros
Más información sobre la suscripción: Aquí


blog comments powered by Disqus
Logueate en la parte de arriba o registrate para comentar.
Anuncio
Anuncio