kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
21 Abr 2012

IGLESIA Y FÚTBOL : ¿DOS CARAS DE LA MISMA ALIENACIÓN?

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
Ya cuando Franco veíamos que había dos clases de opio del pueblo: la Iglesia y el fútbol, pero ahora es tan grande la dosis de ambas que es casi obligado ver qué tienen en común ambos venenos sociales.

Miles de millones de personas en todas partes del mundo son convocadas periódicamente a presenciar grandes acontecimientos deportivos que primero se les han hecho considerar como importantes y después como imprescindibles para ser vistos o como tema de conversación en la familia, los trabajos y entre los amigos .De todos ellos, el fútbol es el rey. 
¿Qué tiene este deporte que gusta y encandila tanto? Quisiera uno pensar que su extrema simpleza: jugadores corren tras un balón y pretenden meterlo en un espacio cerrado por una red, mientras que los jugadores de otro equipo pretenden hacer lo mismo con el mismo balón, pero contra la red del contrario. ¿Puede caber algo más simple? Claro está que los iniciados entendidos hablarán de cuestiones técnicas y cientos de detalles que contribuyen realzar lo simple hasta convertirlo en complejo. Y por supuesto en controversias mil antes, en medio y después de los eventos. Entrevistas, bulos, dimes y diretes, insultos cruzados, provocaciones, y todo tipo de declaraciones y banalidades hechas por entrenadores, jugadores y creadores de opinión enseguida se hacen públicas y contribuyen a crear la atmósfera precisa, a caldear el ambiente necesario para que “El Acontecimiento” con mayúsculas sea un éxito de público y se mantenga en alto en interés de la clientela todo el tiempo que dure la temporada y más allá. 

Llegado a esta altura, el paciente lector (más meritorio cuanto mayor sea su afición al deporte rey) se preguntará qué tiene que ver fútbol con religión. Intentemos adentrarnos juntos en este laberinto conceptual. En primer lugar es un fenómeno masivo que agrupa a las personas en torno a ciertos símbolos y dioses. En este caso los símbolos son los colores del equipo, las banderas, camisetas, y otros elementos de identificación externa y diferenciada. Los dioses son los entrenadores y jugadores. Los primeros vienen a ser los poseedores de las claves secretas que necesitan aprender los oficiantes, que son los dioses-jugadores que exhiben sus poderes ante sus fieles. Los lugares de culto, los estadios; y las celebraciones rituales, los partidos. ¿Hay o no semejanzas? Añadamos nuevos detalles: cada equipo, comparable a cada grupo religioso tiene sus propios incondicionales fanáticos cuyo obcecación les lleva a enfrentarse a los seguidores de otros equipos con los existen rivalidades que permanecen más allá de los encuentros. Estas rivalidades hasta pueden desembocar, como tantas veces hemos visto, en insultos y golpes entre los diversos actores del partido, tumultos públicos, enfrentamientos con la policía, agresiones y asesinatos entre bandas de fanáticos que alimentan su extremismo con alcohol, odio y otros excesos. Cada una de estas bandas ve en los otros a enemigos reales, y la propia policía se ve desbordada en ocasiones no solo para contener a estos fanáticos, sino para la protección de los propios jugadores, agredidos a veces seriamente en el propio terreno de juego.¿Acaso no recuerda todo esto las guerras de religión, el fanatismo de los inquisidores, la caza de brujas llevada a cabo por los extremistas religiosos contra quienes no están de acuerdo con sus símbolos, sus creencias y sus oficiantes?... Pero a diferencia de las religiones paganas, aquí los ídolos suelen durar poco: unos pocos partidos perdidos, y caen del pedestal unos jugadores u otros; una simple final perdida, y es expulsado del olimpo de los dioses el entrenador antaño excelso.

Pero sería quedarnos cortos si dejáramos de observar quiénes son los grandes patrocinadores de este deporte o si dejáramos de preguntarnos por qué Berlusconi y el Papa, por ejemplo, subvencionan equipos de fútbol propio, o por qué el presidente de un gobierno se pone en pie y grita como un hincha más cuando el equipo de su país mete un gol, o por qué todos ellos hacen comentarios públicos asociando este deporte con cierta idea de “lo patrio””.Vemos cómo existen intereses relacionados con la exaltación del nacionalismo o del prestigio del propietario de un equipo, pero no son estos los únicos intereses, ni mucho menos: el fútbol mueve ingentes cantidades de millones. Y esto es clave. Alrededor de este se mueven toda clase de enjambres para fabricar su propia miel a costa de las piernas de once jugadores a los que compran y venden como nuevos gladiadores del circo mediático.
Al igual sucede de nuevo con las religiones establecidas: el dinero de la Banca Vaticana subvenciona equipo, y los millones que pueda generar el negocio del fútbol concebido como inversión y marca de prestigio, junto al que genera la propia Banca vaticana a través de sus inversiones en multinacionales, todo juntito, va a rellenar las mismas arcas, y ninguna es, por cierto, la de la Alianza.

Pan y circo era lo que pedían las multitudes romanas. Pan y futbol los regímenes autoritarios extremos como es el neoliberalismo. Ahora el deporte del balón (con algunas otras versiones menores en el juego de pelota) sirve a las masas como sustituto de los violentos gladiadores (aunque algo de eso pervive entre los futbolistas). 
Hambrientos de emociones, patriotas prefabricados, sumisos de los medios, cansados de represiones, disgustados con la vida, fracasados, o simplemente aburridos que no saben qué hacer con su tiempo, junto a minoritarios espectadores sicológicamente equilibrados, se congregan en los estadios o son capaces de peregrinar como en los mejores tiempos de Fátima esperando que SU equipo, SUS colores, o SU país gane la gran final. Y cuando esto sucede, un griterío inmenso recorre las gradas, las calles y las ciudades de todo el país y hasta de la parte del mundo que siente simpatía por el equipo ganador. Por un momento todos creen estar unidos por un estrecho vínculo de hermandad, y la catarsis se produce simultáneamente es tan impresionante como irreal, pues nada queda purificado, sino afirmado. Igual que sucede cuando ha terminado una ceremonia mediática religiosa de alto nivel: el entierro de un Papa o una coronación de alguien, por ejemplo. 
El pueblo necesita alegrías y tiene derecho a tenerlas, viendo fútbol o haciendo cuanto le plazca, pero también tiene derecho a saber lo que se oculta tras los veintidós pares de botas que baten la hierba y tiene derecho a saber que este el deporte que más útil le es siempre a todos los gobiernos para encubrir sus miserias ante los pueblos. Todos los dictadores y los gobiernos en su mayoría lo utilizaron y lo utilizan para ganarse el favor de la opinión y para distraer con el espectáculo la atención de las gentes y hacer que olviden los verdaderos problemas que tienen que ver con sus existencias. Cuanto más dictadura, más fútbol; cuanto mayor crisis, más fútbol. Igual hacen las iglesias: cuantos más problemas existenciales y crisis de fe, más viajes del Papa con todo su circo ambulante y más “numeritos” para salir en la prensa demostrando sus sólidas relaciones con los poderosos de este mundo esperando que eso garantice la alta consideración en que debe tenérsele. ¡Y además, tiene su propio equipo! (No conviene olvidarlo).
Al Sistema le da igual finalmente que los fieles abandonen los templos si luego llenan los estadios. El negocio continúa con otro decorado. Junto a todo este desmadre, por fortuna, siempre hay alguien que selecciona el fútbol en su televisor con la actitud serena del que no lo necesita para desahogarse, ni como banderín de enganche patriótico, ni como ceremonia religiosa pagana. Menos mal.

Modificado por última vez en Sábado, 21 Abril 2012 19:22

Comments  

0 #6 Roberock 2012-04-25 17:14
Hola Arturo.
Creo que no me hace falta reflexionar mucho sobre como reacciona la gente ante el fútbol, de hecho en mi propio comentario digo que entiendo el articulo, solo comento que quizás se enfoca mal el problema.
La base del problema esta en las personas, a las que solo las hierve la sangre con temas como el fútbol, al que ademas califico de "Entretenimiento", entiendo y ademas a mi me ocurre, que exista pasión por ese deporte, lo que no entiendo, como todos los que aquí escribís, que esa misma pasión no se refleje en cosas mas importantes para todos.

El siguiente problema lo sufrimos por parte de los medios de comunicación, que ven el tiron del futbol como negocio y ademas de embrutecer y alimentar esas pasiones caen en el peor de los errores, enfrentando continuamente ya no a los equipos, si no a las Ciudades Madrid-Barcelona... cosa que políticamente es aprovechada evidentemente, desde Madrid se coloca a Cataluña como el demonio independentista que abría que aplastar y desde Barcelona se nos pinta a Madrid como lo que queda del viejo régimen.. yo por ejemplo no caigo en ese error, entiendo que cada uno defienda a su equipo y ya, sin ánimos de hacer daño y menos a un enfrentamiento ideológico, esto es un espectáculo de entretenimiento del que solo se debe disfrutar.
De hay mi comentario, por que quizás entiendo que Patrocinio Navarro se debió haber centrado mas en eso, el poder de los medios y lo sencillo que es embrutecer con la prensa a las personas y mas en los momentos actuales.... No veo mal su articulo, no era mi intención criticarlo, ni tampoco vuestras opiniones.
Que club,s de la talla y patrimonio como Madrid y Barcelona paguen poco dinero al estado, es el mismo problema que tenemos con empresas multinacionales españolas, o bancos como BBVA que ademas es patrocinador no solo del Campeonato de Fútbol si no de la NBA que me parece mas grave aun...que los jugadores cobren esas millonadas no me parece tanto, ya que son los que lo generan y se puede decir que son los trabajadores del fútbol, y que laboralmente esos derechos los querría yo para la Clase Trabajadora, el currito normal, que me parezcan desorbitadas las cantidades es otra cosa, pero como dije mueve masas mundiales y mejor que ese dinero en gran parte se la lleve quien la produce (jugadores) antes que las empresas (equipos de futbol).

Vamos que no os quito la razón, solo digo que abría que señalar mas a la prensa como culpable, para la prensa ni si quiera creo que exista ningún deporte, para ellos, periódico es igual a lectores y lectores igual a dinero, cuanto mas resuene un titular por muy falso que sea las masas irán a ver ese titular y eso genera muchísimo dinero y ademas deberíamos ser conscientes que las personas son así, matan por un deporte y les da igual estar quedándose sin derechos. Si no existiese el fútbol se haría con otro deporte o espectáculo, el fútbol puede ser de echo un bien social, yo no vivo en puerta de hierro no, jajaja vivo en un pequeño barrio marginal que se llama Pan Bendito y mi infancia la pase pegando pelotazos a la puerta de una iglesia, quizás de no ser por el balón me abría vuelto en un pequeño delincuente....

Tranquilo me gusto mucho tu comentario Arturo. Saludos!
+4 #5 Arturo Ferrín 2012-04-24 20:35
Estimado Roberock:
Desconocía la existencia de esa excepcional minoría que tú puedas representar, y a la que desde este momento felicito. Pero yo apostaría a que Patrocinio Navarro tampoco tenía noticia de ella.
Permíteme que te advierta que, a mi modo de ver, “la cuestión” es de otra índole a la que tu planteas. Es “cuantitativa” a mi parecer.
Por ello te ruego que reflexiones y hagas una ligera estimación acerca de cómo actúan tus vecinos cada vez que hay un partido de “furbo” de los denominados “gloriosos”. Me imagino que alrededor de tu vivienda, de forma parecida a la mía, contarás con un montón de vecinos “puteados” por sus miserias económicas y existenciales (supongo que no resides ni en Puerta de Hierro ni en Somosaguas). Precisamente a esos desgraciados me refería en mi comentario, porque son los que gritan como energúmenos alrededor de mi ventana.
Y para finalizar, y por las anteriores razones, quiero adelantarte que yo considero igualmente culpables, aunque en distinto grado, a quienes “jalean” (desde los micrófonos mediáticos) el embrutecimiento del “personal”, y al “personal” mismo que se embrutece.
Y no creas que lo digo con “acritú”, solamente cabreado. Un cordial saludo
-1 #4 Roberock 2012-04-23 17:17
Os entiendo en parte pero difiero, digamos yo soy un gran forofo del fútbol, lo que tampoco quita para que pueda seguir luchando por mis ideas ni nada parecido.
El propio Che Guevara era un amante del Rugby y el fútbol, que ademas llego a conocer a su ídolo Alfredo Di Stefano y eso no quito para que acabase siendo quien fue.
Me parece mas preocupante que mi generación y algunas pasadas se preocupen mas de Salir de fiesta y emborracharse que quedarse sin derechos laborales, la prueba la tenemos en Andalucía, donde el paro hace estragos pero seguirán celebrando en masa la feria de Abril. Me parece grave el toreo ya que es una tortura de animales, pero el fútbol es un deporte que atrae grandes masas ni mas ni menos. Yo grite gol como un loco el sábado cuando Cristiano Ronaldo marco su gol, pero igualmente estuve en primera linea el pasado 29-M y a día de hoy sigo participando y preocupándome por el estado de las cosas ademas de enterarme de que hace y como juega mi equipo, una cosa no quita para la otra.....
Y bueno sobre el articulo.... si el fútbol fuese tan sencillo todos seriamos jugadores o entrenadores supongo....La comparación Fútbol-Religión, se puede hacer con tropecientas cosas mas desde Fútbol-Política, Fútbol-Regionalismos....etc El fútbol es fútbol y no debe mezclarse con política, ese mismo análisis se puede hacer con Balonmano, Baloncesto, Voleibol....
En cuanto a lo de patriotismo y Fútbol, soy uno de los muchísimos ejemplos que no es cierto, mi frase favorita es la de Soy tan Madridista como Comunista.... así que son tópicos absurdos utilizados normalmente por a quien no le gusta el deporte del fútbol, en cuanto a las cantidades enormes de dinero que mueven? pues por supuesto es algo seguido en todo el globo, pero deberías mirar antes de afirmar eso, las cantidades movidas por TENIS, FORMULA 1 o NBA entre otros deportes y quizás te quitarías la idea del Fútbol como maquina de hacer dinero.

Si el fútbol no existiese, existiría cualquier otra cosa para entretener a la gente, o directamente solo la fiesta.... el problema pues, no es del deporte, si no de las personas, que no sienten que deban ser tan calientes también para defender lo que es nuestro o querer enterarse mas de lo que nos esta sucediendo. Yo al menos ya os digo que hago ambas.
+3 #3 Jonh S 2012-04-22 12:47
Pues sí, el "furbol" es el engaño más rentable jamás inventado, para unos pocos elegidos, claro está. Las masas pagan gustosas.
+3 #2 Patrocinio Navarro 2012-04-22 09:48
La "futbolina" es una droga más, diseñada para combatir la frustración personal y social que encuentra en el grito de gol gol el pico alto de la catarsis. Estoy de acuerdo con Arturo
+3 #1 Arturo Ferrín 2012-04-22 07:00
Tienes razón en todo lo que dices.
Cuando observo lo numerosa que es esa masa obsesionada por el “furbo” todos los días de la semana, que sólo charla de “furbo” en los encuentros de bar sin otro tema de conversación, cuya única pretensión informativa es leer el “Marca”... etc., lo vengo a calificar como una “fenomenología” de la sinrazón.
Anoche, una vez más, me entristecí y me preocupé por vivir rodeado de gente que, reprimiendo constantemente sus frustraciones más vitales, liberaron sus temores como por ensalmo gritando ¡¡¡GOOOOOOL!!!

You have no rights to post comments