kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
24 Nov 2012

¿Referéndum sobre los recortes? ¿Pero estamos locos? Destacado

Escrito por  Victoriano
Valora este artículo
(1 Voto)
Este artículo analiza la idoneidad del referéndum solicitado por CCOO y UGT sobre los recortes al Estado Social.

Leo la carta de Octubre de 2012 de la Comisión Promotora del referéndum propuesto por los sindicatos mayoritarios, para pedir a Rajoy una consulta popular sobre los recortes. Ya desde el comienzo hay algunas cosas en las que uno no puede estar de acuerdo: llamar legítimo a un gobierno que según dice inmediatamente la misma carta realiza una política contraria a lo que venían manifestando sus voceros hace pensar que no lo es. Ni siquiera legal, porque aunque en su día ganaron con “su” legalidad, el hecho de saltarse las leyes que ellos mismos han establecido en los momentos que lo consideran necesario los hace, desde mi punto de vista, ilegales (obsérvese su cumplimiento de la Constitución o la violencia impune de su policía antidisturbios como verificación de las garantías legales que tenemos con estos malandrines).

Pero en fin, entrando a lo del referéndum, aunque procuro no tenerme nunca como el poseedor de la única verdad, me asombra el posible error estratégico de esta medida. Me explico: los recortes están realizados sobre aspectos sociales que sustentan en nuestro país la Declaración de Derechos Humanos Universales que están recogidos en el artículo 10.2 de la Constitución Española (“Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los Tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España”), supuestamente para su obligado cumplimiento, recogiendo aspectos sociales como la sanidad, la educación, y los derechos laborales y políticos. Pues bien, cómo podemos pedir una votación popular de derechos que ya deberían estar consolidados para siempre y ponerlos en peligro teniendo en cuenta el casi total control mediático y el clientelismo de los partidos en el poder que, en caso de que alguna vez les interesara o se les forzara a realizarlo, harían tal campaña a través de sus subvencionados medios de comunicación que probablemente cambiarían el supuesto voto negativo. Recordemos los últimos resultados electorales en Grecia a pesar de su caótica situación, o el célebre referéndum de la OTAN del señor Felipe González que, a pesar de convocarlo él con su “de entrada no”, hizo lo posible para que resultara positivo para sus intereses, y el miedo corrió con su sí hasta las urnas.

Algunos podrán decir que lo más democrático es que el pueblo se exprese. Pienso que tienen razón, pero basado en la experiencia que ya vamos teniendo creo que esto se debería producir en un momento de igualdad en la capacidad de comunicación de las ideas. En estos momentos, desde mi punto de vista sería, más correcto explicarle a la gente que a estos derechos no deberíamos renunciar jamás y que el camino para ello es la lucha en la calle y la desobediencia civil ante las leyes injustas o los trágalas con que nos quieren hacer comulgar estos gestores del poder económico y financiero. No ayudan al parado o desahuciado pero  pagan, con dinero público, las locas deudas de MAFO y sus banqueros, verdaderos beneficiarios y culpables de esta estafacrisis.

Pero, sin embargo, uno no puede dejar de sospechar que estos sindicatos saben que este referéndum probablemente no se vaya a celebrar, al menos a corto o medio plazo, a cambio puede actuar de señuelo para desviar la atención de las muchas personas que, aun queriendo que cambien las cosas,  pretendan acogerse a la comodidad de que sean aquellos los que dirijan la maniobra. Por lo que su lucha quedará reducida a un paseo, cada tres meses, de Neptuno a Sol o a una huelga general que convocada a regañadientes justifique la lamentable desmovilización social que practican CCOO y UGT, que por otra parte, y disimulando, negocian despidos masivos de trabajadores  con el gobierno o con las empresas.

En todo caso el único referéndum que deberían exigir “nuestros mayoritarios representantes”, ante lo anteriormente expuesto, es sobre la legitimidad y continuidad de este felón y envilecido gobierno.

Modificado por última vez en Domingo, 25 Noviembre 2012 04:58

Comments  

+3 #1 hekuis 2012-11-25 09:34
Pero, ¿en qué cabeza cabe que se vaya a someter a votación algo que ya está ocurriendo y que ha procurado la desgracia a miles, millones de ciudadanos, coño? Es como someter a referéndum si estás de acuerdo con que te roben, te echen del trabajo, de tu casa... Aparte, los medios utilizarían toda su miseria para convencer a los que aún no están (muy) afectados por esas medidas para asustarles, para decirles que si cotan no, nos echarían de Europa, del euro, nos aislarían. Todos los referéndums han estado amañados (OTAN, sin ir más lejos). Conclusión: es más que probable que saliese 'SI'; los convocantes se lavarían las manos y quienes protestamos habríamos quedado como antidemocráticos, sin legitimidad. Pero, ¿a quién se le ha ocurrido tal estupidez (porque no quiero pensar en algo peor, claro)?

You have no rights to post comments