kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
04 Nov 2012

Declaración pública de la Federación de Sindicatos Bolivarianos del Estado Carabobo, FUSBEC, a los candidatos a las elecciones regionales del 16 de diciembre en ese estado Destacado

Escrito por  Opción Obrera
Valora este artículo
(1 Voto)
En la siguiente declaración de la Federación Unitaria de Sindicatos Bolivarianos del Estado Carabobo, Opción Obrera ha participado para hacer público lo que en ella se muestra.

A LOS CANDIDATOS A LAS ELECCIONES REGIONALES DEL 16 DE DICIEMBRE EN CARABOBO

LOS TRABAJADORES AGRUPADOS EN SU FEDERACIÓN UNITARIA DE SINDICATOS BOLIVARIANOS, FUSBEC, LES DIRIGEN LO SIGUIENTE:

En el estado Carabobo hoy en día se observa la mayor agudización de conflictos obreros del país.

Los patronos, públicos y privados, y las instituciones del Estado en materia laboral ejecutan una abierta política anti-obrera.

Es la respuesta que recibimos los que generamos la riqueza ante la abierta crisis del capital que irrumpe desde 2008 en nuestro país luego de la caída en picada de los precios petroleros desde más de 140 dólares el barril a menos de 40 a finales de 2007.

La estabilización desde 2011 en 100 dólares en el precio del barril petrolero no ha significado una resolución de la crisis del capital, por el contrario, para salvarse los capitalistas de la crisis que ellos han creado la arremetida patronal más bien se ha incrementado y los conflictos de los trabajadores estallan con mayor frecuencia para evitar que sean ellos los que paguen sus costos.

Las instituciones del trabajo del Estado, por su parte, se han puesto del lado de los patronos impidiendo la organización sindical autónoma de los que luchan, rechazando sus proyectos de convención colectiva y entrometiéndose en ellos a favor de los patronos, y negándoles el derecho a huelga con subterfugios propios de peores tiempos de la cuarta república.

A la precaria situación de la clase obrera de Carabobo, el estamento represivo del Estado, los militares, ha decidido que deben intervenir usando la intimidación de las charreteras y las armas para impedir que los patronos resulten en última instancia perjudicados.

La Central Bolivariana de Trabajadores brilla por su ausencia en los conflictos laborales del estado, en particular en las empresas del sector público. De esa forma terminan alentando la arremetida patronal en vez de impedirla y así se convierten en funcionales tanto a los patronos como a los burócratas de las instituciones del Estado.

Dos empresas de Carabobo, una del sector privado como lo es Galletera Carabobo, y la otra del sector público como lo es Petrocasa Planta de Perfiles, son los emblemas de la lucha contra los atropellos patronales y la complicidad de las instituciones del trabajo. En Galletera Carabobo el patrono dilató el año pasado la discusión del contrato colectivo; la Inspectoría del Trabajo consintió al patrono el retraso hasta este año, y cuando un pliego conflicto fue introducido, más de 2.400 horas hubieron de transcurrir para otorgarles el aval del derecho a huelga cuando son apenas 120 las reglamentarias a disponer; a más de 60 días en huelga los compañeros resisten contra el retardo intencionado de la Inspectoría del Trabajo, y también contra las tentativas del patrono de usar esquiroles que intentarían acabar de forma violenta con la huelga para así reiniciar la producción. El patrono actúa ahora así porque sin haber producción y sus inventarios almacenados fuera estar ya agotados, prefiere usar la alternativa de la fuerza, y también de la coacción que le permite el propio Estado, antes de verse doblegado por la unión de los trabajadores en alcanzar lo propuesto en el proyecto de convención colectiva.

Petrocasa Planta de Perfiles, representa los desmanes propios de los seleccionados desde el gobierno para dirigir una empresa del Estado. Sus trabajadores dieron la cara para denunciar la negativa del patrono en reincorporar a 15 trabajadores sujetos a reenganche, exigir mejores condiciones salariales y laborales negadas desde su fundación como empresa, denunciar los negocios turbios de sus gerentes en la producción de los kits de viviendas que tanto hacen falta en el marco de la misión del mismo nombre, y exigir la participación de los trabajadores en la gestión de la empresa como demanda, en las palabras, el propio gobierno.

Lo más notable del accionar anti-obrero para con los trabajadores de Petrocasa Planta de Perfiles se observa en los siguientes hechos: cuando la respuesta del patrono y las instituciones de todo tipo –no sólo de las del trabajo– fue la de apabullarlos y llamarlos de mentirosos desde el Sistema Nacional de Medios Públicos o negándoles en ellos el derecho a réplica; enviarles a tarifados motorizados armados de consejos comunales abyectos al patrono público para amedrentarles e intimidarles a suspender sus reclamos –hechos al interior de la planta sin suspender sus actividades; reprimirlos a mansalva con la GNB para desalojarlos, con saldo de heridos, de las instalaciones; impedirles el acceso a sus puestos de trabajo e intentar convencerlos a aceptar la “renuncia” cubriendo las vacantes con los esquiroles motorizados afectos al patrono; y reteniendo a más de 50 compañeros –los indoblegables– y así aislarlos del resto de los trabajadores en un “curso” fuera de la planta y del condominio industrial durante dos meses hasta que los dejaron en la calle porque no aceptaban ser “transferidos” a otras empresas del grupo que depende de Pequiven y donde su presidente es el hermano del actual candidato a la gobernación Francisco Ameliach. Los trabajadores no ceden pero el patrono tampoco, por negarse estos 50 trabajadores a hacer el “curso” en Morón se les intenta calificarlos para el despido por “abandono al trabajo”, y a pesar de que les dicen que las bandas motorizadas armadas les serán enviadas para disolverlos, continúan haciendo presencia hasta que sean restituidos a sus sitios donde laboraban y sus reclamos atendidos.

Ninguna de las instituciones del Estado enteradas de la situación reclamó al patrono público la saña como se actuó con los trabajadores –AN, Vicepresidencia de la República, Miraflores, Defensoría del Pueblo, SEBIM, Ministerio del Trabajo, Inspectorías del Trabajo, Sistema Nacional de Medios Públicos, Consejo Legislativo de Carabobo, Alcaldía de Guacara, etc., etc.–, nadie mueve un dedo para restituir los derechos en reclamo o demandar del patrono el retorno de los retenidos a sus puestos de trabajo, menos considerar por lo que reclaman.

Frente a un nuevo proceso electoral que se convoca para elegir gobernadores de estado y miembros de consejos legislativos los candidatos en oferta nada dicen de las tribulaciones por las que están pasando los trabajadores en sus distintos conflictos.

La fiesta electoral es un carnaval con propuestas políticas ajenas a la situación laboral conflictiva que viven a diario los trabajadores de Carabobo.

FUSBEC, la Federación Unitaria de Sindicatos Bolivarianos del Estado Carabobo, enarbolando las banderas de su autonomía frente a las imposiciones gubernamentales e institucionales y de la independencia de clase frente a los patronos y sus colaboradores de toda estirpe, se pronuncia ante la oferta electoral del 16 de diciembre próximo y declara:

  1. Los candidatos a la gobernación y al consejo legislativo del estado Carabobo deben pronunciarse públicamente en solidaridad con todos y cada uno de los trabajadores en conflicto y demostrar su apoyo en lo concreto interviniendo en la solución de los mismos antes de la fecha del 16 de diciembre próximo.
  2. Del mismo modo, exigir de los candidatos, de resultar electos, a que expresen públicamente que incorporarán en su plan de gobierno las demandas de los trabajadores en lucha en pos de sus reivindicaciones y derechos.
  3. Ratificamos que la única alternativa posible para impedir que los trabajadores paguen los costos de la crisis que los capitalistas han causado, es el socialismo y para ello primero los trabajadores debemos ser el gobierno.

Anexo en las siguientes páginas la relación de las empresas en conflicto donde los trabajadores se mantienen en lucha a pesar de la negativa de sus patronos y el apoyo que se les brinda a estos desde las instituciones del trabajo del Estado.

Dado en Valencia el 6 de noviembre de 2012

http://opcion-obrera.blogspot.com/2012/11/fusbec-los-candidatos-las-elecciones.html

Anexo a la declaración pública que hace FUSBEC

Relación de empresas privadas y públicas del estado Carabobo bajo situación de conflicto laboral a la fecha

Además de las ya planteadas con Galletera Carabobo y Petrocasa Planta de Perfiles en la declaración anterior, en las siguientes empresas los trabajadores viven en carne propia lo que allí se relata:

Helados Carabobo. Después de toda una vida como empresa activa en Valencia sus trabajadores se atreven a constituir un sindicato. Como es lo natural para los patronos, estos se niegan y despiden sin justificación alguna a los trabajadores que lo promueven. Que los funcionarios de la Inspectoría del Trabajo se hagan la vista gorda ante el atropello laboral con los despidos también resulta en lo natural. Reenganches y sindicato entran en el limbo del nunca jamás. Los trabajadores amedrentados deben calarse la arremetida patronal convalidada por la institución del trabajo pero no se arredran ante unos y otros.

Supermercados Lúxor Guacara. La lucha de los trabajadores de supermercados, panaderías y afines se caracteriza por un marco donde los patronos son los únicos que deciden el qué, el cómo, el cuándo y el dónde. Cada intento de sus trabajadores de organizarse sindicalmente termina con una razzia de despidos y con la intimidación a los que sobreviven a ellos a no volvérseles a ocurrir. En Supermercados Lúxor Guacara esta también ha sido la tónica sin embargo sus trabajadoras han visto que la unidad de la clase es la que da resultados. Luego de incontables dilaciones por parte de la Inspectoría del Trabajo la matrícula sindical fue otorgada aunque para el patrono esto para nada le interese. Las vejaciones a los trabajadores continúan por parte de los patronos que disponen de una cadena de supermercados del mismo nombre en Valencia y Maracay pero lo peor viene de los que consideran el tema de la soberanía alimentaria impidiéndoles ejercer los métodos tradicionales de lucha para hacerle torcer el brazo al patrono. Que el patrono se aproveche de la soberanía alimentaria y hasta lo use de pretexto para negarse a aceptar los reclamos y planteamientos del sindicato, inclusive discutir una contratación colectiva, coloca a las trabajadoras de Lúxor en franca minusvalía porque el paro o la huelga, los métodos de los trabajadores para doblegar al patrono, tendrían como respuesta inmediata la detención y el encausamiento judicial por parte del gobierno por atentar contra la soberanía alimentaria además de la consabida represión que con gusto la GNB estaría dispuesta a ejecutar. Claro, el patrono feliz porque nada ni nadie lo pone a él tras las rejas en su violatoria costumbre de negarles a sus trabajadoras los derechos que hasta en ley están expuestos.

Barrio Adentro Carabobo. Los del sector salud, agrupados como tercerizados en la misión Barrio Adentro, reclaman una contratación colectiva que el Ministerio de Planificación y Finanzas alega no se puede porque no hay dinero para pagarla, los derechos laborales similares a los trabajadores de la salud pública, y el reenganche de 80 trabajadores despedidos injustificadamente solamente en Carabobo, donde su director regional insiste en que puede más que el propio Chavez. En Barrio Adentro pasa como en Petrocasa Planta de Perfiles, los dueños del feudo se aferran a sus privilegios porque no hay institución del Estado que intervenga ante sus desmanes. Es que puede más el dueño del feudo que cualquier Inspectoría del Trabajo o Ministerio del Trabajo existente. Entre burócratas no se pisan la manguera tanto que con maniobras y arbitrariedades despidieron a otro grupo de trabajadores en plena semana de cierre a las elecciones presidenciales del 7 de octubre. En el gobierno local, regional y nacional todo el mundo sabe de lo que exigen y denuncian los trabajadores de Barrio Adentro Carabobo y tampoco nadie mueve un dedo en buscarles solución a sus reclamos.

Flaplast. En diciembre de 2011 un grupo de trabajadores fueron despedidos sin justificación por parte del patrono como consecuencia de la introducción de un proyecto de organización sindical. Todavía 6 de ellos luchan por su reenganche mientras por 3 veces el proyecto de sindicato fue mandando a “subsanar” en función de vaguedades y generalidades por parte la Inspectoría del Trabajo. La alternativa de afiliarse los trabajadores al sindicato del plástico de Carabobo no les resulta en cualquier caso una salida aunque pudieran haber visto aceptado su proyecto de contratación colectiva. Es que la Inspectoría del Trabajo también acepta un sindicato forjado por el patrono para impedir el accionar clasista de los que vienen luchando con independencia de clase de aquel. En vista que el patrono se niega a discutir el proyecto de contratación colectiva los trabajadores afiliados al Sindicato del Plástico introducen ante la Inspectoría del Trabajo un pliego con carácter conflictivo que es aceptado por ésta y que deberá ser discutido al mismo tiempo que el proyecto de acuerdos de trabajo propuesto por el sindicato de la patronal. Las intensiones de la Inspectoría del Trabajo se notan a las leguas. Para dirimir la doble discusión de contrataciones colectivas el día mejor lo desee, terminará proponiendo un referendo entre los trabajadores para que estos escojan cuál sindicato será el que los represente y por tanto discuta la contratación colectiva que aún no tienen. Esto no es otra cosa que una forma encubierta por parte de la Inspectoría del Trabajo para desmovilizar a los trabajadores que luchan y así favorecer al patrono.

Tercerizados de Goodyear. Con la entrada en vigencia de la LOTTT los trabajadores tercerizados en GOODYEAR iniciaron su lucha cuando comenzaron a ser afectados con despidos masivos por las contratistas, o en el mejor de los casos, su transferencia a nuevas o existentes sin reconocerles la antigüedad. Es que la LOTTT excluye a las contratistas de ser tercerizadoras de la mano de obra en su artículo 49 y la Inspectoría del Trabajo se los ha advertido a los trabajadores. La situación con la LOTTT entonces los deja en un limbo mientras el patrono solidario y principal insiste en disponer de las contratas sin otorgar a los trabajadores que dependen de ellas, a pesar que cumplen labores de inherencia y conexidad con la producción, los mismos beneficios contractuales que disponen los trabajadores directos de Goodyear. Una iniciativa de José Sivira, un luchador clasista del sindicato de Goodyear, de afiliar a los trabajadores de las contratas tercerizantes al sindicato resultó con lugar a pesar de la negativa en aceptarlos por parte de la directiva sindical y el propio patrono. Son 600 los trabajadores tercerizados que ahora deberán ser defendidos por el sindicato de Goodyear y así obtener los beneficios de la contratación colectiva de la que no disponen. Con la LOTTT o sin ella igual la Inspectoría del Trabajo se hace la desinteresada y para nada le exige al patrono principal a que obligue a las contratas a reconocerles a sus trabajadores los mismos derechos que tienen los trabajadores fijos.

Tercerizados de Metalcar. En METALCAR se da una de las peores demostraciones de la precarización laboral. Son 9 cooperativas armadas y controladas por el patrono quienes realizan todas y cada una de las fases de la producción con el ensamblado de vehículos. El “paquete” que cobran los trabajadores, con cálculos dictaminados por el patrono, pretende “beneficiarlos” más que aquellos surgidos bajo una relación de pendencia con un  contrato por tiempo indeterminado. El salario diario equivalente, sin embargo, se encuentra muy por debajo de cualquier otra empresa fabril similar de ensamblaje de vehículos. La prueba palpable de una cruenta tercerización bajo la figura de cooperativas que como fraude evidente promueve el patrono es ahora encubierta por la convocatoria que les hace la 41 Brigada Blindada con sede en Valencia a “conversar”, y así imponer nuevamente el “orden”, cuando debería ser la Inspectoría del Trabajo quien debiera pronunciarse ante el fraude evidente del patrono. Aquí se dan tres de las características funcionales del accionar anti-obrero: la del patrono súper-explotador que precariza a su gusto y manera a los trabajadores encubriendo en cooperativas lo que debe ser trabajadores contratados por ley, la de los militares que intervienen para intimidar a los trabajadores para que continúen siendo vilmente explotados, y la de la Inspectoría del Trabajo que mira a otro lado permitiendo la precariedad laboral que impone el patrono. Tres patas esenciales para garantizarle a los explotadores la existencia de su Estado capitalista y burgués.

FADELCA. Los trabajadores de FADELCA tuvieron un amago de reinicio de la producción en julio después de casi un año de inactividad luego que el gobierno formalizara una empresa mixta con el patrono privado del Grupo Sabbagh. En octubre de 2010 el patrono privado intentó un despido masivo de los más de 150 trabajadores de la fábrica de electrodomésticos cuando meses antes estos introdujeron un proyecto de contratación colectiva. Con los métodos propios de la clase obrera que lucha y se defiende de los explotadores los trabajadores de FADELCA tomaron las instalaciones de la fábrica en la zona industrial de Valencia exigiendo el reenganche. Sólo 15 llevaron la lucha hasta conseguir el reenganche y la cancelación de todos los salarios caídos así como de otras percepciones con carácter salarial a las que tenían derecho como vacaciones y utilidades. Con la lucha por el control obrero obligaron al gobierno bolivariano a intervenir la empresa porque la línea blanca de bienes producidos (neveras, lavadoras y cocinas) podrían contribuir con la misión Mi Casa Bien Equipada sin necesidad de importarlos de China garantizando estabilidad laboral para nuestros trabajadores venezolanos. Pero desde el Ministerio de Ciencia y Tecnología las aspiraciones son otras, las de imponerse a los trabajadores y hacer con ellos los que les dé la gana. Detrás de eso está el interés de seguir importando de China los electrodomésticos pues tal negocio es demasiado rentable. Por ello mantienen la empresa en condiciones de improductividad y por ningún lado aparece la inversión necesaria para continuar produciendo porque para nada aceptan que sean los trabajadores en forma directa quienes asuman el control de la producción y todo lo que ello implique como el imprescindible ingreso de más personal. Con FADELCA se muestra otra arista de la conflictividad laboral, la inacción por parte de los burócratas dispuestos por el gobierno cuando se trata de empresas expropiadas o intervenidas al verlos los trabajadores con recelo y notarlos tan interesados en su propio lucro o beneficio personal.

Porcelanas Victoria Guacara. En pleno proceso de una sustitución de patronos se despiden de forma injustificada a 45 trabajadores en marzo de este año. Los despidos no respetan la inamovilidad por embarazo o por incapacidad temporal por enfermedad o la de tener fuero por ser delegados del comité de higiene y seguridad. El patrono al cargo, una contrata tercerizante, por todo el cañón los conmina a que “vayan a donde quieran pero aquí no regresan porque están botados y punto”. La Inspectoría del Trabajo lo conmina a pagar las indemnizaciones del 125 de la antigua LOT que termina asumiendo el patrono de Porcelanas Victorias pero no lo obliga a respetar el derecho al trabajo. Los trabajadores que se niegan al despido, ahora “justificado”, quedan en un limbo al entrar en vigencia la nueva Ley del Trabajo. Como el despido masivo fue antes de la LOTTT desde la Inspectoría del Trabajo no pueden aplicar, a su “entender”, con retroactividad los artículos referidos al reenganche forzoso. La situación de los trabajadores despedidos continúa en una de indefinición, aunque puedan demostrar que toda su antigüedad debe ser respetada por el patrono de Porcelanas Victoria, que al ser solidario con la contrata que en principio los contrató demuestra su inherencia y conexidad con la producción, el patrono solidario todavía no lo hace. En este caso el conflicto sigue latente aún luego que Porcelanas Victoria los haya admitido como personal directo de esta empresa en el transcurso de lo que va el año porque sigue sin tomar en cuenta toda la antigüedad. Las triquiñuelas de los patronos son innumerables cuando se trata de precarizar y flexibilizar la fuerza de trabajo.

Trimeca. Los trabajadores de Trimeca se encuentran amparados por la convención colectiva de la construcción por añales, sin embargo el patrono se negó a reconocerles los derechos sobre el día de descanso adicional pago plasmados en ella desde el 2007, además de otros derechos contractuales establecidos también a la misma convención como el tiempo de viaje. Un reclamo que los indemnizara por todo ese tiempo cursa ante la Inspectoría del Trabajo desde el año pasado pero ésta ha preferido lavarse las manos y remitirlo al Ministerio del Trabajo en Caracas alegando que como la contratación colectiva es de ámbito nacional es ésta la que debe atender el reclamo. Tal respuesta es absurda porque lo que reclaman los trabajadores es de estricta aplicación del ámbito de la convención colectiva y debería ser respondida en cualquier Inspectoría del Trabajo del país. El retardo procesal desde Caracas es más que evidente pues luego de más de un año de introducido el reclamo nadie da respuesta del mismo mientras el patrono se ha beneficiado en extremo para las obras del país donde los trabajadores de Valencia terminan haciendo su labor en forma de sobre-explotación. La lucha que llevan a cabo es porque la Inspectoría del Trabajo de Valencia asuma lo que debió haber asumido y responda de una buena vez en la obligación que tiene el patrono en indemnizar lo adeudado a todos los trabajadores.

Textiles Ama de Cama. Los trabajadores introdujeron un proyecto de sindicato ante la Inspectoría del Trabajo que sería mandado a subsanar en forma general como es lo habitual. Durante el lapso para hacerlo el patrono coaccionó a un grupo de trabajadores a que les retiran el apoyo luego que la Inspectoría del Trabajo les facilitara ilegalmente el listado de postulantes. El proyecto de sindicato se cae por ese motivo. Coincidencialmente un desastre natural provoca una inundación en las instalaciones de la empresa que le da pie al patrono para intentar un despido masivo, y donde obviamente los primeros eran los promotores del sindicato. Con la inundación el comité de higiene y seguridad se pronuncia porque en todas sus instalaciones se suspendan las actividades hasta que las condiciones fuesen aptas y de ello informan a Inpsasel. El patrono prefirió habilitar la zona de costura y cerrar la de corte donde laboraran en mayor parte los despedidos, informando al resto de los trabajadores que lo convertirá en un depósito. Los trabajadores insisten con su sindicato. Han vuelto a recoger las firmas e introducido nuevamente el anteproyecto sindical. La Inspectoría les dice que se esperen 30 días mientras los reenganches (los despidos fueron el 8 de octubre pasado) aún no se ejecutan a pesar de haberlos solicitado al día siguiente.

Procesadora Naturalyst. Un pliego conflictivo es introducido ante la Inspectoría del Trabajo el 28 de Junio de 2012. Un mes después es admitido pero es el 23 de septiembre que la junta de conciliación acordada procede a evaluar el pliego. El patrono alegará que el mismo es improcedente y por tanto no desea conciliación alguna con los trabajadores y su sindicato. En el reglamento de la derogada LOT de 1990 se contemplaban 48 horas para que el Inspector del Trabajo dictaminara sobre los alegatos presentados por el patrono. Con la nueva LOTTT o con la vieja y su reglamento, el Inspector del Trabajo se niega a fijar posición sobre quién tiene la razón entre las partes en conflicto. El pliego conflictivo no se ha cerrado pero ante la inacción de la Inspectoría del Trabajo se encuentra en un limbo. Con su inacción la alternativa de la huelga requerirá, si en algún momento procede, mucho más de las 120 horas establecidas luego de admitido el pliego conflictivo. Con la dilación y el retraso el trabajo del Inspector es con el fin de desmovilizar a los trabajadores que luchan por sus derechos junto a su sindicato, y así brindarle un apoyo inconcebible al patrono que continuará sin reconocer los reclamos planteados. Lo que ocurre en esta empresa es el pan diario que viven otras cientos de ellas al no ajustarse el Inspector del Trabajo a plazo alguno en dar respuesta. Es por esto que las discusiones de convenciones colectivas, pliegos y demás instrumentos de reclamación, en Carabobo se llevan años en discusión.

 

Extrutex. Con los trabajadores, y su sindicato, de esta empresa pasa lo mismo que con Procesadora Naturalyst, salvo que no es un pliego conflicto lo que se discute sino el proyecto de contratación colectivo. El mismo proceso, el sindicato introduce un proyecto de convención colectiva, la Inspectoría del Trabajo se toma su tiempo para admitirlo, luego otro para que la junta de conciliación aceptada se instale, y de buenas a primeras en ella el patrono aprovecha para rechazar todo lo que exponen los trabajadores. El 23 de agosto pasado se dio la junta de conciliación. La LOTTT establece un plazo de 5 días al Inspector del Trabajo para continuar o no con la conciliación del proyecto presentado. En Extrutex los trabajadores ya han superado en abundancia ese tiempo.

Pirelli. Como cualquier otro patrono que se precie de su condición de explotador los de Pirelli han actuado con ensañamiento al despedir injustificadamente a varios. Que utilicen a la propia justicia laboral para cumplir sus fines y un juez se preste con una medida cautelar a suspender la acción de reenganche solicitada por la Inspectoría del Trabajo indica hasta dónde quieren llegar si se trata de sacar del camino a los trabajadores que luchan. 8 trabajadores fueron despedidos desde el año pasado, consiguieron el reenganche de parte de la Inspectoría del Trabajo, el patrono impuso su negativa proponiendo ante un juez la nulidad de la medida, el juez se presta para dictaminar la suspensión del reenganche provocando la salida de los trabajadores de la empresa, los trabajadores apelan la medida y se descubre la inconstitucionalidad de la medida y la corrupción del juez, los trabajadores vuelven a su trabajo pero la solicitud de nulidad del reenganche hecha por el patrono pende como espada de Damocles sobre sus cabezas. Por la misma los trabajadores aún no reciben los salarios caídos ordenados y la empresa les paga ahora como les da la gana. Uno de estos trabajadores es Alvis Pérez Jiménez, del cuerpo directivo de FUSBEC, que por su participación a favor de los trabajadores en la resolución del conflicto de Even Esponjas a disgusto de la Inspectora del Trabajo de Guacara, Nelmar Ramírez, y del Coordinador Regional de la Zona Central, José Aponte, ahora está sujeto a la retaliación como le ocurre a Julio Polanco, secretario general de FUSBEC. Para estos funcionarios del Estado que velan primero por los intereses de los patronos, como en el caso de Even Esponjas, es toda una ignominia para ellos que los trabajadores que luchan clasistamente sean representantes de otros trabajadores que se organizan para enfrentar la arremetida patronal y por tanto negarles en sus Inspectorías, Guacara y Valencia, cualquier trámite de resolución de conflictos. Algo adicional es necesario decir del caso de estos compañeros, y es la virtual inacción que el propio sindicato de Pirelli ha asumido luego de haberse pasado a apoyar a los de la Central Bolivariana de los Trabajadores luego de haber estado antes con UNETE. Para los trabajadores en situación de conflicto los directivos del sindicato de Pirelli hasta han servido de apoyo al patrono suministrándole información falsa que abulte el expediente que el patrono mantiene por la nulidad del reenganche de todos ellos. La directiva del sindicato de Pirelli demuestra así el papel que como buenos burócratas terminan haciendo al ser funcionales a los patronos. La lucha por parte de los trabajadores continúa desde cualquier instancia posible. La derrota final al patrono será la que permitirá ver a los trabajadores de Pirelli la imprescindible dirección clasista en su sindicato y echar a patadas a los burócratas que terminan cuadrados con el patrono con todo y Central Bolivariana de Trabajadores de por medio.

 

Serviplagas. Es el mismo caso de Extrutex aún cuando es una coalición de trabajadores el que introduce el proyecto de convención colectiva. La fecha de la primera reunión conciliatoria fue el 23 de septiembre pasado.

EFCO de Venezuela. Su caso es un acta convenio ante la Inspectoría del Trabajo de Valencia relacionado a los intereses de las prestaciones por antigüedad mejorando lo que establece la LOTTT. La referida acta convenio fue presentada el 18 de Junio de 2012 y aún no hay respuesta por parte de la Inspectoría del Trabajo para su homologación y hasta que eso no ocurra el patrono se niega a darle curso al pago.

Envases Atlántico. Desde el 01/08/2012 cursa por ante la sala reclamos de la Inspectoría del Trabajo de Valencia un requerimiento para que el patrono pague correctamente los pasivos laborales que adeuda por concepto de los días adicionales por año de vacaciones y bono vacacional, además del reconocimiento del día adicional de descanso (sábado) pago y en función del salario obtenido por el trabajo realizado en la semana. Como es lo habitual, por un lado el patrono sólo reconoce pagar lo mínimo que él decida y por el otro, el retardo complaciente de la Inspectoría del Trabajo para pronunciarse.

Federación Unitaria de Sindicatos Bolivarianos del Estado Carabobo – FUSBEC

Valencia, 6 de noviembre de 2012

http://opcion-obrera.blogspot.com/2012/11/relacion-de-empresas-privadas-y.html

Modificado por última vez en Domingo, 04 Noviembre 2012 21:41

You have no rights to post comments