kaosenlared.net

sehansuscrito162  quedan838 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
01 May 2012

Efecto perdedor.

Escrito por 
¿Quién fue terrorista primero? ¿Quién se volverá por fin razonable? El perdedor.

Hay al menos dos maneras de aprender: de los éxitos y de los fracasos. Algunos memes como “Nada fracasa como el éxito”, o ”¡cómo se ríen mis victorias de mí!” recuerdan que por mucho que el perdedor se convierta en un malvado, el que el ganador acabe siendo un idiota puede también ser causa de fatiga para los mortales.

  La velocidad generada por la carrera competitiva de los Estados entre sí a dos niveles causa ahora necesariamente miedo. En un caso el nivel depende de las altas presiones; en el otro, del vacío. En el primer caso quien marca el ritmo es el ganador; en el segundo, aquél a quien cada vez le van peor las cosas. En el primer caso aparecen monstruos prodigiosos, en el segundo el Estado se ve forzado en el segundo caso a someter permanentemente una parte de su población a unas intromisiones horrorosas.

  Si se enfrenta a machos que han perdido la primera pelea a machos sin experiencia se constata un efecto perdedor, es decir, un significativo porcentaje de ellos vuelve a perder. Decimos que existe un efecto perdedor.  Sin embargo los que ganaron la primera pelea no ganan más que los que no tiene experiencia. No hay efecto ganador en ninguna especie de las observadas.

  Si hubiera efecto ganador los pacificadores proliferarían, porque a todos nos conviene detener una pelea si el ganador obtiene con ella ventajas en un posible conflicto contra nosotros. Pero antes de dejar entrar a la razón dejamos que los que se pelean peleen, y es porque hay efecto perdedor, sabemos que caso de problemas con el que pierde tendremos ventajas.

  En mi equipo de trabajo yo vuelvo a repetir lo que ha salido bien una vez, mi colega no repite lo que ha salido una vez mal. Renegociamos desde estas posturas contrapuestas todos los nuevos ensayos. El axioma de los negocios cotidianos reza, como es sabido, que quien quiera resultar ganador de un juego común tiene que aceptar las reglas del juego. En este contexto, el realismo se llama serenidad en la vulgaridad.

  Someterse a las reglas del juego implica aceptar el hecho de que los ganadores no querrán que se les prive de su prestigio ni los perdedores de sus tormentos. Y el perdedor acabará siendo el primero en pensar en el fondo de sí mismo que su fracaso no es otra cosa que justicia. Cabeza adentro las coaliciones neuronales ganadoras corresponderán al estado consciente, pero las coaliciones perdedoras no desaparecen después del último juego sino que seguirán presentes, activas e influyentes. Puede que ganen el próximo.

  Con su análisis sutil de la cadena causal que conduce a fijaciones generadoras de dolor, el budismo intenta emancipar, al menos a una minoría de seres humanos, de la arena del deseo y del resentimiento de ser inevitablemente un perdedor. La denuncia del resentimiento llevó a filósofos como Nietzsche a ver en el budismo la fórmula más refinada de higiene afectiva, la mejor manera de abominar el resentimiento, e insistieran en la importancia de aplicar el décimo mandamiento, el mandamiento budista: “No desearás la casa de tu prójimo. No desearás la mujer de tu prójimo, su esclavo o su esclava, su buey o su asno, nada de lo que pertenezca a tu prójimo”.

    El Imperio predica la resignación, su doctrina insiste en la educación y esta siempre repite: Sólo una cosa es importante: aprender a ser el perdedor. ¿Qué es un imperio, sobre todo, sino un sistema de integración de los perdedores? ¿A quién no le gustan los perros si son tan buenos perdedores?¿Quién fue terrorista primero? ¿Quién se volverá por fin razonable? El perdedor.

  Magnanimidad frente a los vencidos es el imperativo bajo el que florecen los imperios realmente grandes: no es extraño que los ideólogos imperiales hayan mistificado de buena gana la receta (parcere subiectis et debellare superbos, perdonar a los sometidos y abatir a los soberbios) para vendernos “Imperio”. Es decir la bondad de los juegos de unos contra otros.

Modificado por última vez en Martes, 01 Mayo 2012 11:36

Add comment


Security code
Refresh