kaosenlared.net

sehansuscrito162  quedan838 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
01 May 2012

David Harvey: "El poder del capital es un poder de clase" Destacado

Escrito por  CARLA RODRIGUES / Cronicón
Valora este artículo
(2 votos)
Pocas familias controlan gran parte de la economía mundial. Hemos visto un enorme aumento en la desigualdad durante los últimos 30 años. La clase capitalista controla los medios de comunicación, la política, y ahora controla el poder judicial...
La barba y el pelo gris, la voz delgada, baja y de manera tímida, es la figura de un caballero tranquilo inglés como la del geógrafo David Harvey, en cuya apariencia se esconde un feroz crítico del capitalismo, animado por un debate que lleva a las calles desde la crisis de Estados Unidos de 2008, a la cual llama la "madre de todas las crisis". Considerado uno de los autores que oxigenan el pensamiento marxista hoy en día, sus cursos de "El Capital" están disponibles en el Internet y serán publicados próximamente en Brasil por Boitempo, misma editorial de su último trabajo, " El enigma de la Capital y crisis del capitalismo". El libro es el resultado de una provocación: a Harvey se le pidió que explicara lo que Marx habría dicho acerca de la crisis. Para afrontar el reto, asume el capitalismo como un ser vivo que depende de los flujos de capital como el cuerpo humano depende del flujo sanguíneo. Es la constatación de la extraña combinación de transfusión de sangre, por una parte, y el sangrado por el otro. "La regla del neoliberalismo es que, salvo entre la institución y el bienestar de la de la gente, la opción es salvar la institución financiera", explica.
En entre entrevista, Harvey sostiene que el capital va a sobrevivir en movimiento: entre los sectores económicos, como los mercados financieros y de la vivienda, así como geográficamente, entre los países y regiones. El diagnóstico sirve como una advertencia a Brasil, donde el flujo de capital extranjero, las tasas de crecimiento económico, la fuerza del mercado de la vivienda, la inversión masiva en infraestructura y la atracción de grandes eventos internacionales, son signos de crecimiento y puede ser un presagio de caída en picada en breve.
Durante los pocos días que estuvo en Brasil presentando su último libro, Harvey concitó la atención de estudiantes, investigadores y profesores en las tres universidades donde dictó charlas, todos ellos muy atentos a las reflexiones de un profesor de 76 años de edad que ha sido fuente de inspiración para los jóvenes que siguen entusiasmados con la idea de cambiar el mundo.
ESTA CRISIS ECONÓMICA SORPRENDE POR LA FALTA DE RESPUESTA DE LA POLÍTICA

- ¿El capitalismo es una enfermedad terminal e incurable? ¿O la enfermedad es el estímulo para la búsqueda de una cura?

- Compararé el capitalismo con un cuerpo que se puede enfermar si hay restricciones al flujo. Es importante entender cómo el capitalismo depende del flujo continuo de capital y cualquier interrupción, por cualquier razón, puede tener un coste muy elevado. La gran pregunta es: ¿el capitalismo es un sistema que está volviendo senil? Ha recibido muchos bloqueos por todos lados hoy en día. Parte del análisis que hago del capitalismo sugiere que hay muchos puntos de fricción con el potencial de presentar riesgos para la salud y la continuidad del sistema. Además, existe el hecho de que este cuerpo está creciendo y hay una expansión infinita de las arterias del flujo de capital y el flujo de mercancías. La mayoría de los economistas no piensan en términos de continuidad y conexión de flujo. Tienden a pensar en la producción manufacturera y de bienes, que luego van al mundo y se consumen como un proceso lineal, no un flujo circular.
- ¿Cómo estos bloqueos se producen y cómo interfieren con el funcionamiento del sistema?

- Hay dos tipos de cerraduras. En primer lugar, el económico. Hay problemas graves para mantener la tasa de crecimiento del 3%. La Reserva Federal [Fed] puede establecer la cantidad de dinero que quieras, cuando quieras. Marx habla de la capacidad ilimitada de crear dinero. Acabo de recordar -ya que estoy hablando con un periódico financiero- el último capítulo de la "Teoría General" de Keynes. Cuenta la historia bíblica de la viuda de la embarcación. Hay una criatura con dificultades y la viuda le da un vaso que se llena constantemente con aceite solo, sin nadie tener que hacer nada. Es una fuente inagotable de energía, una fuente eterna que Keynes establece un paralelismo entre esta historia y el capitalismo: el dinero. Es el vaso de la viuda. Puede ser peligroso para creer eso. Volviendo a la analogía de la sangre: hay dos maneras de ver ese cuerpo político. Podemos utilizar la antigua técnica de la sangría. Cuando hay exceso, se extrae del sistema sanguíneo. Entonces uno se da cuenta de que no hay suficiente sangre. Otra opción es una transfusión de sangre. Sólo tenemos dos políticas de la época: una es la hemorragia, otra transfusión de sangre. Me pregunto cuánto tiempo puede vivir un ser humano que de un en un lado produce el sangrado, y de otro rquiere transfusión de sangre.
- ¿Cree usted que una solución como la de Islandia [que dejaron sus bancos a la quiebra] podría rescatar a Grecia y un ejemplo para otros países?

- Sí, seguro. Creo que hay otros ejemplos de que Grecia podría seguir, como la Argentina. Argentina cayó en la crisis de 2001. Fue depreciada su moneda, hubo una gran crisis económica, pero tres o cuatro años más tarde fue recuperada. Ejemplos en los que el paciente, libre de los "doctores" que van a extraer y las transfusiones de sangre, puede correr, comer, y volver a la vida.
- Usted dice que los movimientos en el sector inmobiliario y mega eventos pueden preceder a las grandes crisis económicas. ¿Esta puede ser la razón para el próximo objetivo de la crisis que Brasil? ¿Hasta qué punto puede ser un riesgo para el país el destino de los flujos de capital de gran tamaño?

- No existe una relación automática entre auges y colapsos especulativos inmobiliarios posteriores. Todo depende de la fuerza del resto de la economía. Lo mismo puede decirse de los países que tienen fuertes flujos de capital. Algunos países están bien posicionados para convertirlos en un gran beneficio (por ejemplo, China en la década de 1990), mientras que otros pueden ser víctimas de ellos (por ejemplo, Indonesia y Argentina en la década de 1990). Es por eso que es importante tener en cuenta el proceso de desarrollo económico en su conjunto, en lugar de aislar a un solo factor, aunque este factor puede ser un factor determinante muy poderoso.
- Por paradójico que pueda ser, el hecho de que la crítica del capitalismo no promueve cambios pueden ser más una demostración de poder del capital…

- El poder del capital es un poder de clase, ahora muy concentrada. Pocas familias controlan gran parte de la economía mundial. Hemos visto un enorme aumento en la desigualdad durante los últimos 30 años. La clase capitalista controla los medios de comunicación, la política, y ahora controla el poder judicial, lo que ayuda a la clase capitalista a controlar los medios de comunicación, como hemos visto recientemente en los Estados Unidos. Los efectos son catastróficos para la democracia. Vimos el derrocamiento de gobiernos democráticos y elegidos en Grecia e Italia, con el nombramiento de los tecnócratas del gobierno que deberían ser neutrales, sin embargo, están ahí para cumplir la voluntad de las grandes empresas. Así que las grandes empresas tienen el control de todo.
- ¿Todo lo que todavía suman es una lucha de clases?

- Se podría decir que no hay dominación de una clase. Me gusta una cita de Warren Buffett, cuando se le preguntó si había lucha de clases. Él respondió: "Claro que es mi clase, los ricos, promueve la lucha, y estamos ganando.". Una de las cosas que he encontrado muy importante en el movimiento "Ocupa Wall Street" fue lo que cambió los términos del diálogo. La desigualdad social se ha convertido en un tema importante. Debería haber sido considerado importante, pero fue ahogada por temas como la deuda y la austeridad. El control que existe en los principales instrumentos de poder, como el poder judicial, la política, los medios de comunicación debe cesar. Una forma podría ser la de promover el movimiento de la calle como "Ocupa Wall Street". Es el primer paso antes de un problema muy grande. Creo que el movimiento dijo que quería, pero aún existe la pregunta: ¿se puede convertir en algo más grande y más general? Si se convierte en un movimiento más grande, puede haber otras discusiones. El hecho de que la ocupación ha sido cerrada por la policía era probablemente una buena cosa. Por dos razones. Expuso los objetivos de la fuerza policial y que está detrás de él. La otra es que los manifestantes no sabían qué más hacer. Debido a que fueron expulsados, podrían dar un paso atrás y discutir los próximos pasos.
- ¿El movimiento ambiental puede contribuir a la comprensión de que otro mundo es posible? ¿De todos modos, no es demasiado ingenuo pensar que puede volver a caer en los niveles de consumo y la comodidad?

- Es difícil generalizar porque hay movimientos ambientalistas en varios lugares. Hay grupos de ingenuos, que creen que podemos volver a vivir de la tierra. Pero si consideramos, por ejemplo, la campaña "Justicia Climática", que reúne a científicos preocupados por el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, comienzan a tener diferentes posibilidades políticas. Aunque no es la retórica sobre la madre naturaleza me molesta un poco, creo que presenta una posibilidad progresiva. Y no es el capitalismo verde, que es una tontería enorme. Hay gente seria que cree que el modo capitalista de hacer las cosas es una buena opción. Hay una parte de la clase capitalista que considera necesarias para hacer algo en relación con las cuestiones ambientales. Y hay otra a que no hará nada. Por lo tanto, hay una división, y la cuestión está abierta a debate.
- En el libro "La condición postmoderna" se asocia la volatilidad del capitalismo, la incertidumbre, la flexibilidad y la compresión espacio-tiempo. Ninguna de estas características de la capital ha cambiado. En cambio, el trabajo ha sido cada vez más expuesto a todo tipo de inseguridad, lo que debilitó todo el movimiento organizado de trabajadores. ¿Cuál es, entonces, el motor del cambio?

- El libro fue escrito en las primeras etapas de lo que yo llamaría hoy contrarrevolución neoliberal que comenzó con Reagan, Pinochet, y el resto. Existía antes, pero se convirtió en hegemónico en la década de 1980. Esta crisis no ha cambiado las reglas del neoliberalismo. De hecho, en cierto modo la crisis rompió las sombras, revelando soluciones neoliberales. Una de las soluciones creadas en la década de 1970 y 80 del neoliberalismo es la regla: si una institución pasa por dificultades financieras, salvo entre la institución y el bienestar de la de la gente, la opción es salvar a la institución financiera. Nada de esto ha cambiado. De hecho, sólo se profundizó y se hizo más dura. La crisis me ha sorprendido por la falta de respuesta de la política. De hecho, las respuestas han sido localizadas, pero me sorprendió, por ejemplo, ver que todas esas personas que perdieron sus hogares en los Estados Unidos no protestó. Hay movimientos, pero difícilmente las protestas son masivas. Se esperaba que los seis millones de personas que perdieron sus hogares hicieran cola para unirse a los movimientos sociales y de protesta. Eso me dice algo sobre el aspecto psicológico del proyecto neoliberal. Margaret Thatcher dijo que no estaba preocupada por el cambio de la economía, sino en cambiar la mentalidad de la gente. Hay investigaciones en los Estados Unidos que indican que las personas que perdieron sus casas no culpan al sistema, se culpan a sí mismas.
- En "La invención de la capital", que lleva el concepto clásico de la reserva de Marx, el ejército de mano de obra, tiene en cuenta la entrada de las mujeres en el mercado laboral que ha ayudado en la expansión del capitalismo. ¿Esto significa que las mujeres deberían haberse quedado en casa?

- No de ninguna manera, y por varias razones. Una de ellas es que el movimiento revolucionario debe incluir un principio igualitario, en el que los hombres y mujeres tienen las mismasoportunidades. Si una mujer quiere trabajar, puede y debe, y no quieren, no. Si el hombre no quiere, también. Como dice Marx, paradójicamente, el capitalismo trata de la libertad. La libertad en un doble sentido: usted es libre de contratar a quien quiera, o usted es libre de trabajar con lo que usted desea en el mercado laboral, pero también son "libres" de todas las alternativas posibles. Usted está "libre", pero no tiene otra opción que incorporarse al mercado laboral. Cuando esto sucede, que por desgracia es a menudo, se presenta la sumisión a la dominación patriarcal. La liberación de la mujer es esencial como base para construir una alternativa política.
Modificado por última vez en Martes, 01 Mayo 2012 03:59

Add comment


Security code
Refresh