kaosenlared

Anuncio
sehansuscrito162  quedan838 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
25 Abr 2012

Comunicáu de CSI sobre la represión Destacado

por Corriente Sindical d'Izquierda
Jueves, 26 de Abril de 2012 00:01
La CSI va seguir cola firmeza y la contundencia que seyan necesaries pa poner frenu a tolos ataques que ta sufriendo Asturies y el conxuntu la clas obrera

 

            Nun hai dubia de la desesperada situación económica pola que tan pasando millones de presones nel Estáu español. Despidos, pieslles d’empreses, paru, perda de viviendes, families arruinaes, probitú..., tan xenerando una riestra protestes sociales ca vegada más tenses.

            La indignación ciudadana va xorreciendo cuandu se compreba la escesiva riqueza na que vive una minoría privilexada y la patente impunidá qu’arrodia a una corruición política y económica cada vuelta más xeneralizada.

            La esplosiva situación social que ta creándose, retrúcase dende’l Gobiernu con una escalada descomanada de la represión, na que la brutalidá policial, les detenciones arbitraries y la proliferación de fuertes sanciones económiques ensin sentíu nengún, faen desapaecer na práutica tolos drechos y llibertaes ciudadanes.

            Escenes de policíes apaleando a manifestantes pacíficos, inclusu menores d’edá, detenciones o encarcelamientos preventivos son yá tan normales, que nin siquier costituin una noticia.

            Llegamos al puntu nel que la muerte d’un ciudadanu por impautu d’una pelota goma, corre’l riesgu d’acabar por considerase comu un acidente fortuítu.

            Nesi sen, la nueva normativa d’orde públicu anunciada pol Ministru l’Interior, na que, fasta les manifestaciones pacífiques pueden tener el mesmu tratamientu que los actos terroristes, trespórtanos a tiempos pasaos, qu’enxamás pensábemos que podríen tornar.        

            Y comu yera d’esperar, la CSI nun s’escapa d’esa represión. Identificaciones arbitraries, seguimientu y acosu policial a afiliaos y afiliaes o sanciones de fasta 30.000 euros, por coses tan “peligroses” comu facer pintaes, pegar cartelos, prender bengales o tener por una escalera, son los primeros pasos nuna política represiva que, ensin dubia, va dir endureciéndose col tiempu.         

            Nesi sen, el pasáu 9 febreru, CSI, CXT y SUATEA convocaren una manifestación baxu’l lema “Nun ye una cris, ye una estafa”. Darréu d’ello, la delegación de Gobiernu vien de sancionar al Secretariu Xeneral de la CSI y al Secretariu d’Organización de la CXT, con multes de fasta 30.000 euros por “el despliegue d’una pancarta dende unos andamios, encendiendo dos bengales”, porque “dellos individuos encolingáronse nel edificiu de l’Ayalguería de la Seguranza Social”, por “la realización, pela parte de dellos individuos, de pintaes n’entidaes bancaries”, por llevar banderes “que pudieren utilizase comu obxetos contundentes” y “por nun tratar de torgar estos comportamientos”.        

            Asina mesmo, n’Avilés, la CSI lleva acumulaes delles multes por valir de 500 euros, pol cenciellu fechu de pegar cartelos.

            Y too eso ta asocediendo tamién con otres organizaciones y coleutivos sociales per tola xeografía asturiana.       La represión yá ye xeneralizada y pue cayer enriba cualisquier presona que tea la ocurrencia de facer cualisquier tipu de protesta.

            Por embargu, el Gobiernu tien otra vara midir estremada cuandu, por exemplu, non sólo nun persigue los delitos de fraude fiscal o evasión d’impuestos, sinon qu’amnistíalos, prémialos y garantiza la impunidá de quienes cometen talos delitos.

            Los mesmos que nos quiten les melecines, nos piesllen hospitales, dexeneren la educación o desanicien los servicios sociales, nun dubien n’aumentar desaxeradamente’l presupuestu pa material antidisturbios y allánciense a una política represiva na que los y les trabayadores, que son les braeres víctimes de la cris, son trataos comu delincuentes cuandu salen a la cai col únicu oxetivu de pidir un trabayu y una forma de llevar el pan pa casa.       

            Pero nada de too esto va torgar que la CSI siga dando una rempuesta decidida, cola firmeza y la contundencia que seyan necesaries pa echar la galga a tolos ataques que ta sufriendo la clas obrera. 

            Lo que ta entamando a pasar nel estáu español, nun ye de recibu. Nun tamos dimpuestos nin dimpuestes a permitir que cientos de miles de presones, orixinaries o inmigrantes, muerran a les puertes de los centros sanitarios nos que namás s’atienda a quienes tienen perres pa pagalo. Nun vamos permitir que, otra vuelta, namás que los ricos tean acesu a los estudios. Nun vamos permitir que les presones con necesidá d’atención social, acaben tiraes peles cais. Nun vamos permitir que too eso pase demientres banqueros, empresarios, especuladores y políticos corruptos amasen fortunes y nos traten comu si fuéremos mercancía d’usar y tirar.

            La represión nun va paranos y, sero o céu, quienes utilicen la violencia istitucional p’afogar les xustes reivindicaciones de los y les trabayadores, van tener que rendir cuentes por ello.              

 

COMUNICADO DE CSI SOBRE LA REPRESIÓN

            No cabe duda de la desesperada situación económica por la que están pasando millones de personas en el Estado español. Despidos, cierres de empresas, paro, pérdida de viviendas, familias arruinadas, pobreza..., están generando una serie de protestas sociales cada vez más tensas.

            La indignación ciudadana va en aumento cuando se comprueba la excesiva riqueza en la que vive una minoría privilegiada y la patente impunidad que rodea a una corrupción política y económica cada vez más generalizada.

            La explosiva situación social que se está creando, está siendo contestada desde el Gobierno con una escalada desproporcionada de la represión, en la que la brutalidad policial, las detenciones arbitrarias y la proliferación de fuertes sanciones económicas sin ningún sentido, hacen desaparecer en la práctica todos los derechos y libertades ciudadanas.

            Escenas de policías apaleando a manifestantes pacíficos, incluso menores de edad, detenciones o encarcelamientos preventivos son ya tan normales, que ni siquiera constituyen una noticia.

            Hemos llegado al punto en que la muerte de un ciudadano por impacto de una pelota de goma, corre el riesgo de acabar siendo considerado como un accidente fortuíto.

            En este sentido, la nueva normativa de orden público anunciada por el Ministro del Interior, en la que, incluso las manifestaciones pacíficas pueden tener el mismo tratamiento que los actos terroristas, nos transporta a tiempos pasados, que nunca pensábamos que podrían volver.           

            Y como era de esperar, la CSI no se escapa de esa represión. Identificaciones arbitrarias, seguimiento y acoso policial a afiliados y afiliadas o sanciones de hasta 30.000 euros, por actos tan “peligrosos” como hacer pintadas, pegar carteles, encender bengalas o sostener una escalera, son los primeros pasos en una política represiva que, sin duda, irá endureciéndose con el tiempo.

            En este sentido, el pasado 9 de febrero, CSI, CGT y SUATEA convocaron una manifestación bajo el lema “Nun ye una crisis, ye una estafa”. A raíz de ello, la Delegación de Gobierno acaba de sancionar al Secretario General de la CSI y al Secretario de Organización de la CGT, con multas de hasta 30.000 euros por “el despliegue de una pancarta desde unos andamios, encendiendo dos bengalas”; porque “varios individuos se encaramaron al edificio de la Tesorería de la Seguridad Social, desplegaron una pancarta y encendieron dos bengalas”, por “colaborar en la colocación de una escalera para subir a una repisa del edificio de la Tesorería de la Seguridad Social”, por “la realización, por parte de varios individuos, de pintadas en entidades bancarias”, por llevar banderas “que pudieran ser utilizadas como objeto contundente” y por “no tratar de impedir estos comportamientos”.

            Asimismo, en Avilés, la CSI lleva acumuladas varias multas por valor de 500 euros, por el simple hecho de pegar carteles.

            Y todo esto está sucediendo también con otras organizaciones y colectivos sociales por toda la geografía asturiana. La represión ya es generalizada y puede caer sobre cualquier persona que tenga la ocurrencia de realizar cualquier tipo de protesta.

            Sin embargo, el Gobierno utiliza otra vara de medir distinta cuando, por ejemplo, no sólo no persigue los delitos de fraude fiscal o evasión de impuestos, sino que los amnistía, los premia y garantiza la impunidad de quienes cometen dichos delitos.

            Los mismos que nos quitan las medicinas, nos cierran hospitales, degeneran la educación o hacen desaparecer los servicios sociales, no dudan en aumentar exageradamente el presupuesto para material antidisturbios y se lanzan a una política represiva en la que los trabajadores y trabajadoras, que son las verdaderas víctimas de la crisis, son tratados como delincuentes cuando salen a la calle con el único objetivo de pedir un trabajo y una forma de llevar el pan a su casa.

            Pero nada de esto va a impedir que la CSI continúe dando una respuesta decidida, con la firmeza y la contundencia que sean necesarias para poner freno a todos los ataques que está sufriendo la clase obrera.

            Lo que está empezando a ocurrir en el Estado español, no es de recibo. No estamos dispuestos ni dispuestas a permitir que cientos de miles de personas, originarias o inmigrantes, se mueran a las puertas de los centros sanitarios en los que sólo se atienda a quienes tienen dinero para pagarlo. No vamos a permitir que, otra vez, sólo los ricos tengan acceso a los estudios. No vamos a permitir que las personas con necesidad de atención social, acaben tiradas por las calles. No vamos a permitir que todo eso ocurra mientras banqueros, empresarios, especuladores y políticos corruptos amasan fortunas y nos tratan como si fuéramos mercancía de usar y tirar.

            La represión no va a pararnos y, tarde o temprano, quienes utilizan la violencia institucional para ahogar las justas reivindicaciones de los trabajadores y trabajadoras, acabarán teniendo que rendir cuentas por ello.

Ultima modificacion el Jueves, 26 de Abril de 2012 04:03


Si quieres contribuir a que Kaos en la Red pueda seguir publicando artículos como este, puedes hacer tu donación en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Microdonación de 2 euros
Donación de importe libre

También te puedes suscribir y ayudar a que tengamos un presupuesto anual estable pinchando en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Suscripción 36 Euros
Suscripción 50 Euros
Más información sobre la suscripción: Aquí


blog comments powered by Disqus
Logueate en la parte de arriba o registrate para comentar.
Anuncio
Anuncio