kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
25 Abr 2012

Tarnac: la mentira como arma del Estado Destacado

Escrito por  iñaki urdanibia
Valora este artículo
(6 votos)
La publicación reciente de un libro desvela los montajes policiales, judiciales y mediáticos que se tramaron en trono a la pequeña población francesa.

 

Tarnac: construir el delito

 

 Decir el nombre de Tarnac, esta pequeña población francesa de menos de cuatrocientos habitantes, es desde hace cuatro años motivo de asociaciones  con otros nombres propios y con  políticas llamadas “ anti-terroristas” que ya sonaban de antiguo pero que con ocasión de la redada de noviembre de 2008, convirtieron el affaire en paradigmático.

 Los nombres de los que hablo, amén del de los nueve detenidos, son los de filósofos(Alain Badiou o Giorgio Agamben, sin  pasar lista), los del editor combativo (Eric Hazan), y los anónimos de la población señalada que mostraron su solidaridad con los detenidos; también se une a tal asunto la revista <<Tiqqun>>, el <<comité invisible>>, la <<insurrección que viene>> y otra serie de publicaciones rebeldes, ocultos en el misterio de su autoría y en la enjundia de sus proposiciones. En lo que hace a la política, viene al recuerdo lo que hace ya algunos años anunciase un ministro del interior germano: sé todos aquellos a quienes se ha de detener, ahora sólo falta buscar alguna ocasión para justificar su arresto. Pues bien, en la presente ocasión la singular personalidad de una serie de jóvenes que se trasladan a la pequeña localidad de la Corrèze que no se comportan como los habituales bobos parisinos  sino que parecen inclinarse por posicionamientos emancipadores a lo que habría de sumarse su frecuentación de ambientes libertarios de por acá y por allá del océano, sirvieron para organizar un montaje, por parte de los imaginativos y siempre diligentes flics, sobre las perversas finalidades de  los poseedores de semejantes perfiles  que no llevaban más que a  adivinar por parte de las perspicaces mentes policiales que tal tipo de personas no podían tener ningún otro fin de atentar contra el orden establecido; meras suposiciones y sospechas que hicieron que se diera una movilización de policías que cercaron la localidad, previamente pedaleando con sus bicis las solitarias cercanías e instalando cámaras en los árboles para grabar cualquier movimiento que por allá se diera,  sometiendo a los “pequeño-burgueses “ parisinos  a diversas formas de  vigilancia solapada( desde hace cuatro años seguían a alguno de ellos por  el enorme hecho de mantener reuniones con medios libertarios estadounidenses), escuchas telefónicas a los vecinos ya que los astutos personajes no tenían móviles y recurrían a los de los vecinos(para no dejar huella de sus delictivos manejos), controles de movimientos, para detener a estos peligrosísimos miembros anti-sistema que  daba por pensar, a los servicios policiales, que eran los <<de Tarnac>> quienes habían atentado contra algunas instalaciones de la SNCF y más en concreto contra la catenaria  del TGV. El montaje judicial fue de tal calibre que lo mismo servía para cargar en el haber, de peligrosidad, de los encausados un billete del TGV hallado como marca de un libro, el resentimiento, como claro motivo para atentar contra los trenes, de una joven que pertenecía al grupo que tenía una pata de palo a resultas de haber sido atropellada por un tren en su niñez(lo cual , reitero, según las privilegiadas y veloces mentes policiales-versadas en las más sofisticadas técnicas sicoanalíticas- sirviesen par volver loca a la madre de la muchacha acerca del trauma de su hija, y para convencer al crédulo juez que llevaba el caso); del mismo modo eran pruebas aplastantes  los peligrosos libros hallados en la granja de los rebeldes. ¡Magnífica biblioteca, por cierto, la que fue a parar a los almacenes judiciales! Allá estaban junto a obras de Giorgio Agamben, Guy Debord, Gilles Deleuze, Michel Foucualt, libros anarquistas, autónomos, y materiales de diferentes luchas emprendidas en distintos lugares del globo. El delito, amén del ya señalado(¡purita elucubración!), era: no los cometidos sino los que teniendo en cuenta el perfil ideológico de los encuestados  pudieran cometer en el futuro contra la estabilidad del estado de derecho bajo la bandera del anarco-autonomismo. Es una obviedad constatar que si a las malas compañías se unen las malas lecturas, el cóctel no lleva más que al…Molotov.

 El periodista David Dufresne en su   << Tarnac, magasin général>>. Calmann-Lévy, 2012, nos acerca al affaire y nos introduce hasta las entretelas del asunto en sus vertientes políticas, periodísticas, judiciales y policiales. Para ello ha construido su investigación(o mejor su contra-investigación) en base a entrevistas con los encausados y con quienes han llevado a éstos a tal aberrante situación( pútrido olor el desprendido por  los aparatos estatales), periodistas, policías, etc.; recurriendo igualmente a declaraciones de prensa de los responsables de la orquestada campaña que trataba de escarmentar a cualquiera que se tome en serio el cambiar el injusto, y domesticado, estado de cosas. El autor del prolífico texto, en informaciones, visita el escenario y andamos por la casa en la que habitaban el peligroso  Julien Coupat y sus colegas, conocemos las andanzas carcelarias de algunos de ellos-con mención especial para el solidario comportamiento de las presas vascas de la prisión de Fleury-Méurogis.- y también las peripecias de los policías que se asemejan en sus intrincadas operaciones a agentes de la talla de Anacleto.

 En fin , un libro que nos desvela con deslumbrante nitidez los turbios manejos que organiza el llamado estado de derecho para mantener los privilegios de algunos (los patricios y sus ayudantes) frente a la plebe, y su oportunismo para emprender ciertas operaciones policiales, jaleadas por los medios de comunicación, que supongan colgar medallas en los pechos de los pastores que se preocupan por el bienestar de su rebaño…beeeeeeeeee. Y… es que como decía el otro, experto en comportamientos terroristas, al Estado también ha de defendérsele en las cloacas. 

 

 Iñaki URDANIBIA  

 

 

 

Modificado por última vez en Viernes, 04 Abril 2014 13:25

You have no rights to post comments