kaosenlared

Anuncio
sehansuscrito162  quedan838 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
31 Mar 2012

Superar las fracturas de la Clase Obrera. Destacado

por @jonyobreru
Sábado, 31 de Marzo de 2012 14:38
Vota este articulo
(123 votos)
Partidos y Sindicatos de Clase están hoy en tela de juicio y se corre el riesgo de que si no se abre la participación entremos en una espiral autodestructiva donde juzguemos al todo por la parte. Las críticas a las políticas sindicales aplicadas en los años de bonanza económica pueden desembocar peligrosamente en la crítica al propio sindicalismo y las herramientas movilizadoras de nuestra clase.

Superar las fracturas de la Clase Obrera.

Varias fracturas son las que hacen que, para bien o para mal, la Clase Obrera carezca de un discurso único y una estrategia común, diferencias entre hombres y mujeres o jóvenes y mayores hacen difícil la confluencia de dos modos de ver y entender la realidad. La fractura que más se ha visualizado desde el inicio de la crisis es la de trabajadores con unos derechos adquiridos en un periodo Fordista y trabajadores que los han perdido en aras de la precariedad propia del neoliberalismo.

El modelo sindical surgido de una estructura Fordista toca a su fin y los derechos adquiridos en el seno de una clase obrera sindicada y fuertemente politizada ya queda hoy como algo residual pese a tener fuerza como para paralizar el país. Por otro lado, el sindicalismo de nuevo tipo que ha de resurgir de sus cenizas debe marcarse dos principios, el asamblearismo y la participación. Estas dos premisas son condiciones “sine qua non” para aglutinar al contingente de trabajadores en precario que hoy no encuentra su sitio en las estructuras clásicas de organización obrera.

Y es que Partidos y Sindicatos de Clase están hoy en tela de juicio y se corre el riesgo de que si no se abre la participación entremos en una espiral autodestructiva donde juzguemos al todo por la parte. Las críticas a las políticas sindicales aplicadas en los años de bonanza económica pueden desembocar peligrosamente en la crítica al propio sindicalismo y las herramientas movilizadoras de nuestra clase.

Es posible que la clase obrera “tradicional” choque con esta “nueva” no sólo en la herramienta sino también en las prácticas de lucha, las estructuras tradicionales centran su discurso en la política de consignas donde la vida interna vertebra el funcionamiento hacia el exterior, por otro lado los “nuevos” no se conforman con consignas y se nutren del debate externo gracias a redes sociales y a un contacto mayor con la sociedad y el mundo que les rodea. Podemos decir que los segundos son más fieles a un movimiento o una comunidad que a una sigla de por sí ó en palabras de Benedetti “cuando conocimos las respuestas nos cambiaron las preguntas” y es que cuando dominamos la lucha nos cambiaron la empresa, los sindicatos, el régimen y las propias herramientas de agit-prop y combate.

Ambos grupos se necesitan y se nutren mutuamente, la experiencia y capacidad organizativa de unos debe ser catalizador de las propuestas y capacidad de movilización de los otros, catalizador y nunca freno. Por un lado tenemos al sindicalismo tradicional que ha convocado una Huelga General después de que el llamado 15M la reivindicase siendo un elemento ajeno al propio sindicalismo (el 15M no ha conseguido atravesar la barrera que dista entre la vida pública y la laboral) y cabe preguntarse si los sindicatos se hubieran lanzado a la piscina sin experiencias movilizadoras como la que vivió este país en 2011.

El 29M ha demostrado que dos grupos muy diferentes por experiencia acumulada y, sobre todo, por diferencias biológicas y laborales pueden trabajar juntos aunque el análisis que lleve a la lucha sea distinto. Los “nuevos” se enfrentan a un empobrecimiento paulatino, al desempleo que les azota y el recorte de derechos que ahonda en la precariedad que sufren, los otros son conscientes de que si no engrasan su maquinaria irán a por ellos y de fracasar esta movilización el Régimen dará un viraje sin precedentes en 30 años y aprovechará el fracaso para restringir los ya escasos mecanismos de participación de los trabajadores.

Jonatan López Álvarez

@jonyobreru

Ultima modificacion el Sábado, 31 de Marzo de 2012 14:50


Si quieres contribuir a que Kaos en la Red pueda seguir publicando artículos como este, puedes hacer tu donación en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Microdonación de 2 euros
Donación de importe libre

También te puedes suscribir y ayudar a que tengamos un presupuesto anual estable pinchando en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Suscripción 36 Euros
Suscripción 50 Euros
Más información sobre la suscripción: Aquí


blog comments powered by Disqus
Logueate en la parte de arriba o registrate para comentar.
Anuncio
Anuncio