kaosenlared

Anuncio
sehansuscrito162  quedan838 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
29 Sep 2012

Cuba: Carta falseada del Departamento de Cirugía del Hospital Calixto García. Destacado

por El Francotirador del Cauto
Sábado, 29 de Septiembre de 2012 18:03
“La atención médica y sobre todo quirúrgica en nuestro centro es un gran desastre”

Riflexiones

Debo pedir disculpas a mis lectores en Kaos en la Red por una carta falseada que di a conocer del Departamento de Cirugía del Hospital Calixto García, igualmente mis disculpas a ese colectivo médico de la salud, que quién sabe porqué razones trataron de ser manipulados por mentes enfermas y débiles, que creen que con la mentira puede lograrse algo bueno en este mundo.

A la carta original de ese colectivo médico se le incluyeron párrafos completos y se intercalaron en el documento otras palabras ofensivas que podían empañar lo que se perseguía con ella: a saber, que el Estado priorice de manera urgente que ese hospital vuelva a ser un centro de calidad para la atención al pueblo cubano que siempre fue.

Esta carta disculpa no va dirigida a los troles de Kaos, que saltarán de satisfacción al reconocer este gazapo cometido. Esa alegría me será indiferente, porque a lo que aspiro es que aquellos que leen y debaten la aproximación a la verdad que les presento en mis artículos confiarán en el futuro que cuando me equivoco reconozco el error, y no hago como los troles que llegaran llenos de mentira hasta el final de sus vidas.

Demás está decirles que cinco décadas de socialismo estatizado es para que uno se crea que estemos inmunizados contra los manipuladores de todo tipo, pero es que la indolencia, la falta de sanidad y la molestia que uno percibe en los hospitales da para una carta aún más severa que la manipulación nos hizo dar a conocer.

Quizás influyó además, que hace unos meses un amigo mío se operaba en la Sala de Otorrinolaringología del Calixto García y logró acostumbrarse a quedarse ingresado en la sala porque un amigo lo llevaba cada mañana y tarde a la casa para que se bañara, hiciera sus necesidades y comiera, calculen ustedes como estaba el baño de ese lugar.

Pero bien, esa no es la razón más importante del cuento, resulta que en dos ocasiones ya preparado para entrar al salón fue devuelto a la sala, una porque se fue la luz y no arrancó el motor de emergencia y la otra no sé porqué otra razón.

Mi amigo, que en lo único que cree es en sí mismo, se aconsejó y por aquel refrán de que a la tercera va la vencida, recogió los bártulos y más nunca se ha portado por el lugar.

Otro comentario que quiero hacer es que no era necesario manipular la carta, ella en sí misma, en el original, es lo suficientemente critica del estado en que se encuentra el hospital en este momento.

Sin más preámbulo la carta original.

La Habana, 15 de Agosto del 2011

Año 53 de la Revolución”

General de Ejército Raúl Castro Ruz.

Primer Secretario del PCC

Presidente de los Consejos de Estados y de Ministros

Estimado compañero Raúl:

El Hospital Universitario Calixto García de la Habana, tiene como misión brindar atención médica especializada preventivo-curativa y de rehabilitación de forma ininterrumpida a la población, mediante asistencia médica de calidad y alto nivel profesional. Con sus más de 115 años de historia ha sido una escuela permanente de los médicos y un elemento importante en la lucha de nuestro país no solo en la batalla de la salud, muchos de nuestros profesores fueron combatientes de la clandestinidad y brillantes médicos en misiones internacionalistas de gran importancia. Los cirujanos de este hospital respetando el juramento hipocrático y el sentir revolucionario, se han caracterizado históricamente por ser críticos y autocríticos, pero sobre todo combativos ante las dificultades, las decisiones mal tomadas y los múltiples errores que afectan a nuestra nación y que poco a poco ponen en peligro el futuro, considerando la salud como un pilar de las transformaciones surgidas en el periodo revolucionario y nuestro deber brindar una atención médica profesional y digna acorde a los adelantos científicos del siglo XXI.

Luego de innumerables informes de la jefatura de servicio a la dirección del hospital, de discusiones en el seno de los núcleos del PCC y la imposibilidad de participar en análisis a otros niveles con los dirigentes del ministerio desde hace mucho tiempo, donde el personal médico planteé sin restricciones sus opiniones y formas de resolver los graves y grandes problemas que hoy afectan al sector de la salud, en particular nuestro hospital y nuestro servicio y que incluye desde la formación, hasta la atención asistencial médica directa, los cirujanos del servicio, muchos de ellos militantes de nuestro PCC consideramos un deber elemental y preocupado en extremo por el cumplimiento de una profesión tan sagrada, acordamos enviar esta carta a su persona, con el objetivo de informarle elementos sumamente graves en la atención del pueblo cubano y particularmente el de esta capital, que al parecer por el tiempo que viene sucediendo en la salud pública en general y en nuestro hospital en particular y la falta de proyecciones inmediatas para resolverles, son desconocidos por la alta dirección política del país, contrastando en proporción inversa con el discurso oficial de nuestros medios de difusión.

La atención médica y sobre todo quirúrgica en nuestro centro es un gran desastre, caracterizada por:

  • Hospital una estructura constructiva en deplorables condiciones, por su edad e innumerables reparaciones de pésima calidad lo que la convierte las mismas en corta duración (De más de 30 salones de operaciones con que contaba nuestro hospital, hoy prácticamente no tenemos salones de operaciones que aseguren la actividad quirúrgica electiva ni a un nivel bajo y nuestras listas de espera suman innumerables pacientes con todas las insatisfacciones y molestias que esto genera en nuestro pueblo), las urgencias se enfrentan a una difícil y peligrosa solución por idénticas causas, poniendo en frecuentes ocasiones riesgo a la vida de los pacientes precariamente atendidos.

  • Falta de recursos básicos en la atención a los pacientes desde la sangre necesaria que no pocas veces no existe dispuesta para una urgencia e incluso para la cirugía electiva por no haber disponibilidades en el Banco del hospital y/o provincial, hasta otras de índole material que impiden la buena calidad de las operaciones e incluso favorecen la aparición de frecuentes complicaciones graves de la cirugía.

  • Deterioro por la pérdida de la mínima atención al hombre que bajo largas jornadas de trabajo sin que se le remunere su trabajo en la guardia médica en un número considerable de horas laborales y en un país donde nos hemos empeñado en eliminar las gratuidades, no tenemos las condiciones mínimas para el desempeño de estos objetivos en el trabajo y misiones que está por debajo de los requerimientos elementales de cualquier lugar pobre del mundo.

Nuestro centro hospitalario en el aspecto quirúrgico se ha ido reduciendo, de unos 30 salones para todas las especialidades a no más de 10 en la actualidad, los que aún con gran destrucción intenta brindar esta vital atención al pueblo, las irregularidades en estos salones, sus continuas roturas de aires acondicionados, falta de agua, filtraciones de tragantes y salideros, falta de equipamiento adecuado en algunos de ellos, provocan que pacientes con cáncer tengan que sufrir una larga lista de espera, u otros con enfermedades benignas susceptibles de ser resueltas de forma mediata a su diagnóstico lleguen complicarse por falta de soluciones lógicas de tiempo de sus enfermedades y como si esto fuera poco, las enfermedades urgentes también poseen grandes dificultades para su solución como corresponde científica y lógicamente, estas que constituyen un número importantes de casos, que llegan remitidas de cualquier lugar de la ciudad o de las provincias de Mayabeque y Artemisa, muchas veces mal enviadas, poniendo en peligro la vida de los paciente y causando incluso muertes que teóricamente se podrían haber evitado y a pesar de que es la única prioridad quirúrgica con que trabaja el hospital una buena parte del tiempo, deben en ocasiones esperar más de 24 horas a su solución quirúrgica urgente, pues no solo existen escasos salones para compartirlo con otras especialidades quirúrgicas, que también les son necesarios, donde se atienden según las estadísticas más del 60% de la urgencias de nuestra capital, debido sobre todo a la falta de disponibilidad de salones, del personal paramédico insuficiente y adecuado en los mismos, sumándose a esto las pésimas condiciones que tienen que soportar los médicos que sin dejar de trabajar con abnegación y consagración, plantean, replantean y discuten los problemas a todos los niveles posibles y/o hacen funciones de de camilleros, de auxiliares de limpieza, además de cargar con toda la responsabilidad de un paciente enfermo y/o grave ante los familiares y la responsabilidad inherente al desempeño de sus funciones. Las deficiencias en el sistema de atención médica son tan graves en nuestra opinión que nos obliga por estas cuestiones y otras de recursos que se mantienen de forma transitoria o permanente a no brindar una atención profesionalmente ética y digna a nuestro pueblo como es nuestro sagrado deber.

Por otra parte, las reparaciones emprendidas en nuestro centro y que llevan un largo período de más de 10 años de ejecución, como por ejemplo un lugar tan vital como es el cuerpo de guardia, que desde ya hace un buen tiempo funciona en un lugar improvisado al respecto, poco han cambiado la inviabilidad de un hospital horizontal en los tiempos actuales, la mayoría de las reparaciones son cosméticas a viejos edificios realizados con una pésima calidad y por supuesto con una corta duración, lo cual aumenta la frecuencia de las reiteradas nuevas reparaciones, salas que han demorado 10 años, hoy se desmoronan en 4 meses después de su apertura ante el primer aguacero, filtraciones, derrumbes en los falsos techos y un número importante de áreas declaradas inhabitables constituyen el diario en nuestro trabajo y la estancia de nuestros pacientes y cuanto dinero de nuestro pueblo gastado en esas obras (dinero que todos sabemos que no tenemos y mucho menos podemos despilfarrar), que al final nadie es responsable y nadie paga por éstas pérdidas y el malgaste de los mismo.

Las suspensiones de operaciones por múltiples como la necesaria climatización, del agua, insuficientes salones, filtraciones o de cualquier cosa, dejaron de ser imprevistos, para convertirse en algo cotidiano. Ya las unidades quirúrgicas dejaron de ser las que tienen que estar listas para resolver los problemas de los pacientes, ahora somos los cirujanos los que tenemos que priorizar a uno u otro paciente en una lamentable y desgastante búsqueda de soluciones administrativas para un buen procedimiento quirúrgica a un cubano que solo conocemos lamentablemente cuando se acerca a nosotros por causa o requerimiento y acercamiento a nuestro servicio por su enfermedad.

Solo a este panorama deprimente necesitamos sumarles las condiciones de la elemental necesidad que tienen los médicos y el personal en general, como una atención degradante en los servicios de trabajo y guardias, que incluyen la ausencia de un lugar para descansar en las fatigosas jornadas quirúrgicas de las guardias de 24 horas o de trabajo, los varios kilómetros caminados en el recorrido entre salas, bajo el polvo, el sol y muchas veces la lluvia, la pésima calidad y suficiencia de la alimentación, de agua potable o un bebedero para tomar, la falta de un baño o servicios sanitarios adecuado y duchas para un aseo en el intenso calor o su limpieza antes y después de una intervención contaminante, casi obligan cuando se convierten en permanentes a cambiar mentalidades, la fatiga, bien estudiada, duplica las complicaciones; lo insuficiente como todo el pueblo trabajador, pero en nosotros en particular del transporte general y se completan el cuadro de deterioro que influye de forma determinante en la atención médica que se le brinda al pueblo. Hoy es imposible pedirle a un médico aún con auto, que acuda al hospital en el horario nocturno a ver su paciente operado, o que venga el domingo como ha sido habitual en nuestros cirujanos históricamente, más que eso es imposible pedirle que venga a re intervenir un paciente complicado en horas nocturnas y que no hace falta ser muy inteligente para saber lo que pasa con un caso que se ha tenido que re intervenir 5 veces por cirujanos de distintos equipos quirúrgicos.

Nosotros consideramos que esta situación catastrófica indiscutiblemente genera y causa complicaciones en los pacientes, donde estudios científicos demuestran que después de 6 horas de trabajo de un cirujano las complicaciones se le multiplican, por supuesto hablamos de trabajo con las más elementales condiciones, aspiramos, trabajamos y queremos una asistencia y una docencia médica universitaria de excelencia, esta docencia que con una trayectoria ejemplar se ha desarrollado en nuestra patria y en el principio de la década del 60 cuando más de la mitad de los médicos abandonaron el país rumbo a la traición, de este hospital y de nuestros servicios salieron médicos y profesores muy ejemplares para constituir la vanguardia que fomento la gran potencia medica que somos y que no podemos dejarla deteriorar más, con el sagrado deber que no solo formamos médicos cubanos, sino de toda la América y muchas partes del mundo, como la que una vez, gracias a la Revolución pudimos alcanzar; También en muchos casos, la muerte, que le brindamos cuando se trata de un paciente terminal que sin salvación, no es éticamente digna, pues no se puede hacer lo que merece o lo que se debe hacer, en el tiempo que se debe hacer, ejemplos múltiples tenemos todos los cirujanos que laboramos en este centro y gran parte de la población que observa y critica que lo que se dice en los programas informativo nada tiene que ver con nuestra realidad y nuestros hospitales.

El gobierno y nosotros mismo somos los responsables no solo de conocerlo, sino también de resolverlos, por eso y antes de que continúe prolongándose esta situación apretadamente expresada o siendo tarde y sucedan acontecimientos como los que pudieron prevenirse en el hospital de Mazorra, decidimos en este colectivo de médicos, trabajadores, dedicados y éticos, informar a usted y a los responsables, de todas estas preocupaciones graves en nuestra modesta opinión. Desde este lugar, como lo constituye el heroico e histórico Servicio de Cirugía General del hospital uno de los más antiguo de nuestra querida patria, los médicos revolucionarios que lo constituyen, tenemos confianza plena en que estos problemas deben tener un profundo análisis y una solución adecuada y correcta,

Revolucionariamente,

***

Y a partir de aquí aparecen las firmas de 62 galenos y como firmaron para el conocimiento del Presidente y no para los lectores de Kaos, pues les respeto esa decisión.

Para que el lector no tenga que comparar ambas cartas lo que fue agregado a la falsa es lo siguiente:

Pensamos que el gobierno nuestro tiene compromiso en todo esto, pues existen para satisfacer las necesidades del pueblo, para resolver los problemas del pueblo, de los trabajadores, porque simplemente son los responsables de mantener los centros hospitalarios, de que los trabajadores se formen adecuadamente en un sistema educacional justo y de calidad, que les imprima una educación ética y consecuente con la labor que van a realizar, o nadie piensa por qué los médicos, ingenieros, constructores, en las misiones se entregan en su trabajo: lo hacen porque el trabajo genera su mejoría, la de su familia y la de la sociedad donde viven, pero por desgracia, eso solo se alcanza en nuestro país saliendo del mismo, saliendo del país que nos vio nacer[10], el que es nuestro, por derecho, el que nadie, absolutamente nadie, tiene el derecho de arrebatarnos nuestra identidad por ningún concepto, y por el que debemos entregar incluso la vida para que siga siendo nuestra nación independiente.

Las desgracias narradas no vienen solas, llegan despacio cuando se mantiene por años la inversión del nivel de vida de las personas con su capacidad y entrega, ley socialista bien conocida por todos: “a cada cual según su trabajo”. Cuando los gobiernos, con sus leyes, decretos, circulares especiales, y sus decisiones y disposiciones, van comprometiendo el futuro, ¿hasta cuándo vamos a agradecerle a la generación del centenario por haber cumplido con su deber y su obligación de liberar a Cuba, mientras nuestra generación espera para cumplir con su deber de desarrollar y darles a nuestra familia, a nuestros hijos, a nuestros hermanos cubanos la vida que se merecen, mientras las destructoras huellas de la corrupción transitan con libertinaje singular para cada lado de la sociedad al que se pueda dirigir la mirada? Como decía José Martí: “en lo común de la naturaleza humana, se necesita ser próspero para ser bueno”.

El gobierno es responsable de todo esto, y no solo de saberlo, sino también de resolverlo.

Y las frases:

y sobre todo bien mal tratados

tan subvalorado en la escala social como lo constituye el heroico e histórico servicio de cirugía general del hospital más antiguo de nuestra querida patria.

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla "> Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla

Ultima modificacion el Sábado, 29 de Septiembre de 2012 18:18


Si quieres contribuir a que Kaos en la Red pueda seguir publicando artículos como este, puedes hacer tu donación en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Microdonación de 2 euros
Donación de importe libre

También te puedes suscribir y ayudar a que tengamos un presupuesto anual estable pinchando en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Suscripción 36 Euros
Suscripción 50 Euros
Más información sobre la suscripción: Aquí


blog comments powered by Disqus
Logueate en la parte de arriba o registrate para comentar.
Anuncio
Anuncio