kaosenlared.net

sehansuscrito162  quedan838 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
16 Mar 2012

Carta Abierta de Manuel David Orrio al ministro de Salud Pública de Cuba

Escrito por 
Valora este artículo
(11 votos)
Salud Pública de La Habana niega importación extraordinaria de medicamento contra la poliomielitis a Manuel David Orrio

La Habana, marzo 16 del 2012
  “Año 54 de la Revolución”

  A: Dr. Roberto Morales Ojeda
  Ministro de Salud Pública de la República de Cuba
  DE: Manuel David Orrio del Rosario
  Periodista del Centro de Información para la Prensa de Cuba
  Ex – Agente Miguel de los Órganos de la Seguridad del Estado
  Medalla al Valor “Eliseo Reyes” de Primera Clase (otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba, Acuerdo 3570)
  ASUNTO: Negativa de la Dirección Provincial de Salud de La Habana a autorizar la importación extraordinaria del medicamento conocido como Nivalín o Galantamina, solicitado para Manuel David Orrio del Rosario por el Comité Médico – Farmacéutico del Hospital Clínico Quirúrgico Comandante Manuel “Piti” Fajardo, a proposición del neurólogo de esa institución, Dr. Carlos Maya Entenza. 
  Se fundamenta el pedido sobre  la Resolución 232 del Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP).
  Objetivo: importar el fármaco para combatir en el paciente un Síndrome Post-Poliomielitis (SPP). Productor  y país de origen: Sopharma, Bulgaria.
 

  Ministro Morales Ojeda:

  Se dirige a Ud. un periodista revolucionario cubano. Por tanto, no vacilo en difundir esta CARTA ABIERTA en prestigiosos diarios digitales de la izquierda anticapitalista, así como en redes sociales donde una coalición de patriotas defendemos a Cuba de algo cuyo nombre es ciberguerra,

   Ni extorsiono, ni amenazo. Me limito a ser consecuente con las reiteradas exhortaciones hechas a la prensa criolla por el Gral. de Ejército Raúl Castro Ruz, en el sentido de, como dice el cubano de a pie, “combatir lo mal hecho”. Sobre todo porque, más que mi caso, me inspira ese “bien común” cuyo nombre es  compatriotas dolientes.
  
  Como ha podido leer en el ASUNTO, se trata de la negativa a realizar una importación extraordinaria de Bromhidrato de Galantamina, comercialmente conocido como Nivalín o Galantamina. Este  fármaco, actualmente producido por la firma búlgara Sopharma, fue creado en sus inicios  para combatir los llamados efectos tardíos de la poliomielitis (Síndrome Post-Polio, según la literatura internacional), el cual he padecido y estoy padeciendo en forma recurrente desde 1988, tras sobrevivir en 1954 a la enfermedad y haber logrado apreciables niveles de rehabilitación física y de integración social.
 
   Según se me ha informado, esta importación es viable al amparo de una “misteriosa” Resolución 232 del MINSAP. “Misteriosa”, porque la que aparece como corresponde a Derecho en la Gaceta Oficial de la República de Cuba, no guarda relación alguna con el tema que se aborda (www.gacetaoficial.cu/pdf/GO_O_045_2005.rar ).

  Sin embargo, decenas de médicos o funcionarios de la Salud Pública hablan y actúan a tenor de la “misteriosa” providencia, lo cual hace pensar que el MINSAP tiene algo parecido a una “contabilidad doble”, como si pretendiera “burlar a un fisco” cuyo nombre es PUEBLO CUBANO.
 
  Que conozca, los secretos de Cuba están protegidos legalmente por el Decreto-Ley 191 y sus reglamentos ramales. No puedo entender cómo decenas de personas relacionadas con la atención de salud hablan y deciden a tenor de un instrumento jurídico enajenado al acceso del  periodista o del cubano de a pie ¿Combate así el MINSAP el exceso de “secretismo” al que Raúl Castro ha ordenado pulverizar? A la altura de estas líneas he realizado numerosas gestiones ante funcionarios diversos de la Salud Pública para obtener el texto de la “misteriosa” resolución. Todos la conocen; ninguno dice tenerla. 
 
  Quede claro: si no me he personado en tales instancias para dar un auténtico “escándalo ciudadano”, o actuar como comunicador acreditado, es porque una fractura de la tibia derecha me obliga a escayola y reposo hogareño.

 Por otro lado, no quiero pensar que sea sutil represalia burocrática la negativa a importar el fármaco, por cuanto fui  de los primeros periodistas cubanos en denunciar ante la opinión pública lo que el corresponsal de BBC en Cuba, Fernando Ravsberg, denominó “el crimen de Mazorra”. Sin dudas, uno de los mayores bochornos de la atención médica criolla.

  Quiero, me estoy obligando a pensar, que tales o cuales  burócratas de la Salud Pública no respetaron  la decisión colectiva del Comité Médico-Farmacéutico del prestigioso Hospital Clínico-Quirúrgico Comandante Manuel “Piti” Fajardo, en donde soy paciente debidamente registrado para la atención de mi salud desde hace años.   
 
  A mis manos llegó el 2 de marzo del corriente, desde el  hospital donde me atiendo, un documento supuestamente enviado por la Dirección Provincial de Salud de La Habana. Fechado al 13 de enero, sin firma, ni cuño o sello  que le respalde, por el cual DEBO INTERPRETAR  que se me niega el derecho a que el MINSAP realice las gestiones correspondientes para adquirir y hacerme llegar el Nivalín en la dosis avalada por los integrantes del citado comité. Advierto: escribo bajo el imperio de la duda metódica, porque semejante providencia merece la mayor desconfianza.

  Según el texto de marras, la Consultora Jacqueline Mederos apuntó sobre este periodista: “paciente de 57 años de edad (ahora 58) con APP de padecer poliomielitis aguda en los años 50 y que dejó como secuela debilidad y atrofia muscular en el miembro inferior derecho. Cuya progresión fue mayor con el transcurso de los años y una marcada disminución de la fuerza muscular, fasciculaciones generalizadas  y fatiga…por lo que se le diagnostica un síndrome post-polio y comienza a recibir tratamiento con bromhidrato de galantamina 5 mg, mejorando la crisis con este tratamiento. Ahora presenta una exacerbación de la crisis y se solicita por 232 este fármaco”. Bromhidrato de Galantamina es el nombre científico del Nivalín o Galantamina, ambos títulos comerciales del medicamento.

  Observación primera: se reconoce que con el uso del Nivalín mi patología mejoró, para al final apuntar que “el tratamiento con anticolinesterásicos (Nivalín lo es) ha tenido éxito en sólo la mitad de los casos, esta baja tasa de éxito ha sido atribuida a la variedad de defectos en unión neuromuscular presentes en el síndrome postpolio”. O sea,  se pasa por encima de la evidencia reconocida en MI PERSONA,  y se me niega el derecho a pertenecer a esa  mitad en la cual se han reportado logros, cuando  en Medicina es axioma que no existen enfermedades, sino pacientes. 

  Observación segunda: ni un aval de CIENCIA CONSTITUÍDA. Ejemplo mayor es la mención como supuesta alternativa de  la amantadina, sobre la cual se expresa que “…puede actuar por medio de la liberación de dopamina de las terminales dopaminergéticos y otros lugares centrales. Se ha estudiado en EC (supongo quiere decir estudio clínico) de 23 pacientes”.

   Mederos parece ignorar, entre otras investigaciones consultables en Internet, el Informe de Situación Sobre el Síndrome Post-Polio del prestigioso Instituto de Salud Carlos III, de España, el cual  concluyó en el 2007 que “En diversos estudios clínicos, alguno de ellos controlados, se ha estudiado el efecto de fármacos como la amantadina, piridostigmina, esteroides, hormona de crecimiento, Igf-1 y amitriptilina sobre la debilidad y fatiga en el SPP (Síndrome Post-Polio) pero ninguno de ellos ha demostrado beneficios clínicos sustanciales”.

(http://infodisclm.com/documentos/salud/PostPolioDefinitivo.pdf )

   Nivalín vs. dinero…y burócratas

  Cito a la Guía Terapéutica del MINSAP, edición de ¡1981! (Ediciones ORBE, La Habana, 1981) donde aparece el Nivalín o Galantamina como medicamento incorporado a la farmacopea criolla, existente en el Archipiélago y por el decenio de los 80 adquirible en cualquier farmacia, de acuerdo con mi experiencia personal. 

  Según la misma, el fármaco nombrado es un anticolinesterásico que facilita la transmisión de los impulsos nerviosos en las sinapsis centrales y periféricas, con excitación de los centros reflejos espinales. La Galantamina es más potente y menos tóxica que la Neostigmina. Se  indica para el  tratamiento de las secuelas poliomielíticas en sus períodos restitucional y residual; neuritis facial y otras, radiculitis, polineuritis, mielitis; estados consecutivos a traumas de la columna vertebral y médula espinal, a extirpación de tumores extramedulares y a afecciones vasculares cerebrales o lesiones del cerebro; parálisis espásticas del niño; en la miastenia ejerce un efecto más prolongado que la Eserina o la Neostigmina. Como reacciones secundarias se apuntan: muy raramente tialismo, bradicardia, vértigo; éstas ceden por supresión temporal del medicamento y administración posterior en dosis menores o más fraccionadas. Se contraindica para la bradicardia, epilepsia y  asma bronquial.

  Las referencias actuales sobre el Nivalín ratifican o añaden que “se indica durante la convalecencia y la fase residual de la poliomielitis; neuritis; radiculitis; polineuritis; paresis y parálisis espásticos; miopatías; miastenia; distrofia muscular progresiva; parálisis cerebral en niños; parálisis del nacimiento; nicturia; parálisis residual  que sigue una hemorragia del cerebro y algunas formas de impotencia; enfermedad de Alzheimer suave y moderada; para suprimir el efecto de los bloqueadores neuro-musculares “no despolarizadores” (nondepolarizing) y  como antídoto en la intoxicación de la morfina”.

  Estos y otros datos sobre la versión actual  son consultables en  http://www.sopharma.com/  y http://www.nivalin.com/ o, si se desea leer en castellano, en el hipervínculo siguiente:
http://translate.biogenicstimulants.com/wl/services/SN4WFrQDWIj8WCxyNzKDyVqjkgG5tHYVn/translation?wl_trglang=ES&;wl_rurl=http%3A%2F%2Fwww.sopharma.com%2Fnivalin.phtml&wl_url=http%3A%2F%2Fwww.sopharma.com%2Fnivalin.phtml&wl_offset=0 . Además, ya se comercializa en tabletas y jarabes, no sólo como inyectable subcutáneo.

  Digresión apuntable: el fabricante --  Sopharma, Bulgaria --  refiere eficacia del Nivalín en la  “enfermedad de Alzheimer suave y moderada”.  Por lo menos conozco el caso de una mujer, enferma de ese mal, quien lo consume y ha experimentado una observable mejoría. La paciente puede acceder a ese tratamiento porque tiene una hija residente en España, quien  le envía el fármaco a un elevado costo mensual promedio. La prescripción fue recomendada desde Cuba por el neurólogo Dr. Carlos Maya Entenza  -- mi neurólogo --, el mismo al que ahora se le habría rechazado el Nivalín para mí, cuando el fármaco tiene desde hace más de 20 años un primer destino: combatir las secuelas de la poliomielitis.

  A Cuba, se conoce, la amenaza el Alzheimer; parte de su población padece secuelas discapacitantes de las neuropatías que azotaron al país durante los años más duros y hambrientos del llamado período especial  ¿Algo se opone a probar fortuna con un medicamento que estuvo plenamente reconocido por la medicina cubana desde más de  dos décadas atrás?

  Se sabe: no hubo razón terapéutica alguna para renunciar al también llamado Galantamina. Simplemente, al desaparecer el campo diz que socialista, la Unión Soviética y el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), Cuba cayó en gravísima crisis económico-social y, sencillamente, NO TUVO DINERO ni para continuar la importación del fármaco… ni para satisfacer miles de necesidades más. El Nivalín es búlgaro; llegaba a nuestro país bajo el sello  Pharmacin, actual Sopharma. Por tanto, huelgan comentarios. Si acaso, recordar que en un determinado momento hubo en el Archipiélago unos 300 medicamentos en “stock cero”, a los que eufemísticamente se les denominaba “en falta”. Ministro: sea sincero consigo mismo ¿Cree que el “en falta” pertenece al pasado?

  Sin embargo, aquel ayer no es este hoy: Cuba dispone en la actualidad de cifras millonarias que obligatoriamente han de destinarse a la adquisición de medicamentos o equipos médicos, a tenor del Decreto-Ley 213, el cual legisla un impuesto de 0,245 dólares estadounidenses por minuto de comunicación telefónica con los Estados Unidos de América, sin contar los ingresos por la colaboración de salud en el exterior, principal o uno de los principales aportes a la formación del Producto Interno Bruto (PÎB). Interesante sería, para el pueblo cubano, saber cuánto se ha recaudado a tenor del citado impuesto, vigente desde hace unos 10 años. También, conocer cuánto del mismo se ha invertido o gastado en aquello a lo que la ley OBLIGA ¿Garantiza Ud. que no ha habido ilegales desvíos de recursos, procedentes de ese tributo?

   Además, posee el Archipiélago una respetable industria biotecnológica y farmacéutica, capaz de emprender proyectos de intercambio y colaboración. Se rumora sobre el interés de los búlgaros por acceder al  criollo Vidatox, fármaco elaborado a base del veneno de un escorpión único de nuestro país, el cual ha probado eficacia en paliar o hasta eventualmente curar algunos tipos de cáncer. Entonces, ¿no puede haber colaboración y hasta buenos negocios farmacéuticos entre Bulgaria y Cuba?    

  Manuel David Orrio vs. la poliomielitis
 
  Enfermé de poliomielitis a los 8 meses de edad, en 1954, para ser uno de los 56 casos reportados en ese año por las estadísticas oficiales. Viví de milagro; pero quedé de por vida con secuelas, principalmente en el miembro inferior derecho. Siguió un arduo proceso de rehabilitación, incluídas seis intervenciones quirúrgicas, de éstas  cuatro de complejidad, la primera de las cuales se realizó cuando  contaba sólo 22 meses de existencia. Aprendí a caminar mediante órtesis; la usé hasta los 20 años y la retomé a los 50, más proverbial bastón que me acompañó y me escolta desde la bohemia veinteañera. 
  
  Ortopédicos como el legendario “Chiquitico Arias” -- Rafael Arias Márquez --; la obra invaluable de la Orden Hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios, y la entrega y sacrificio de progenitores y familiares, hicieron de Manuel David Orrio, desde temprana edad, no sólo persona “normal”, sino incluso social e individualmente exitosa.

  Nada singular, por cierto, si se considera que el Consejo de la Unión Europea reconoció en noviembre del 2001, por voz de la entonces Ministra de Salud de Bélgica, que “Los supervivientes de la polio presentan algunas características notables. Los investigadores de un estudio noruego han llegado a la conclusión de que se trata de personas con un alto nivel cultural y una gran capacidad de trabajo, tras descubrir que el número de años que han dedicado a los estudios y su nivel de empleo y de renta anual eran los mismos que los de otros trabajadores sin discapacidad. Se ha comprobado que la tasa de empleo de los supervivientes suecos de la polio no guarda relación con la gravedad de sus discapacidades. El 40% de los supervivientes daneses prestan horas extraordinarias (frente al 30% de los trabajadores sin discapacidades) y toman menos días de baja por enfermedad que los trabajadores sin discapacidades. Con independencia de la gravedad de la discapacidad derivada de la polio, estas personas han alcanzado posiciones de responsabilidad dentro de las profesiones que han elegido y entre ellas se cuentan altos ejecutivos, ministros y profesionales de todo tipo, así como profesores, abogados y médicos.”
(http://yotambientengovoz.blogspot.com/2009/03/consejo-de-la-union-europea-sindrome.html).

  Saber que puedo incluirme entre tales personas significó no sólo  vencer un elevado número de retos, sino pasar por la prueba más difícil y enorgullecedora de mi existencia: defender a Cuba en calidad de agente encubierto de la Seguridad del Estado criollo, enfrentado a la política de los Estados Unidos de América contra la tierra de José Martí. “Éticamente inaceptable”, dijo el anticomunista probado y confeso Juan Pablo II. Once años, entre 1992 y el 2003, de los cuales ocho fueron a puro pedal de bicicleta y tres de “acróbata” sobre un engendro, eufemísticamente llamado ciclomotor. Por toda La Habana…y algo más allá.

  Mientras tales o cuales burócratas, incluídos los de Salud Pública, pudieron  trasladarse en autos para involucrarse en ésta o aquella corrupción, este poliomielítico, hambriento y con una caída de cuatro puntos en su nivel de hemoglobina, pedaleó en defensa de la Patria, durante años en que muchísimos apostaron por la derrota de Fidel Castro. Consuelo guerrero: por lo menos, mejillas sonrosadas cuando en 1997 llegó el momento de mirar a los ojos del terrorismo. Por lo menos, hemoglobina en 15,6 para dejar “en cueros” ante la opinión pública a un descarado ingerencista estadounidense: Charles Shapiro.

   Tal señor fue Jefe del Buró Cuba en la cancillería de los Estados Unidos de América; vino a nuestro país para impartir instrucciones destinadas a sabotear la Cumbre Iberoamericana que tuvo lugar  en La Habana, en 1999. El “periodista independiente” Manuel David Orrio, “Miguel” para la Seguridad del Estado cubano, publicó un artículo donde denunció la ingerencia, citado por Fidel Castro como fuente veraz durante una comparecencia televisada, efectuada el 1ro. de noviembre de ese año
(http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1999/esp/f011199e.html ).

  Curioso: Shapiro era el Embajador estadounidense en Venezuela cuando se produjo la intentona golpista que trató de derrocar en el 2002 al Presidente Hugo Chávez Frías. Un señor capaz de declarar a AP, en abril del 2003, que “No es necesariamente un crimen matar a un presidente...”
(http://www.diagonalperiodico.net/CHARLES-SHAPIRO-Embajador-de-la.html ).

  El Síndrome Post-Polio ataca

  Remito al mencionado reporte del Consejo de la Unión Europea para caracterizar las consecuencias del Síndrome Post-Polio. Según aquel, “Por desgracia, los supervivientes de la polio están viendo mermada ahora su capacidad para participar plenamente en la sociedad y sobre todo en el lugar de trabajo. Al menos el 70% de los supervivientes de la polio paralítica y el 40% de los supervivientes de la polio no paralítica están desarrollando secuelas postpoliomieliticas, los llamados ‘efectos tardíos de la polio’, se trata de síntomas inesperados y a menudo discapacitantes: agotamiento, debilidad muscular, dolores de los músculos y las articulaciones, trastornos del sueño, mayor sensibilidad a la anestesia, al frío y al calor, así como dificultades para tragar y dificultades respiratorias, que pueden manifestarse 35 años después del ataque del virus de la polio...La causa del síndrome post-polio es la utilización ‘abusiva’, durante décadas, de un organismo cansado de trabajar demasiado con un numero insuficiente de neuronas, dañadas además por el virus y sometidas a esfuerzos excesivos. Entre los supervivientes de la epidemia de la polio de los años cincuenta, lo habitual era que el virus de la polio infectase el 95% de las neuronas del tronco encefálico y de la medula espinal y que matase al 50% de ellas. Las restantes neuronas, aun dañadas, conseguían volver a funcionar y producían nuevos ‘brotes’ –algo así como líneas telefónicas adicionales- para establecer conexión con los músculos que habían quedado huérfanos al morir sus nervios. Prácticamente todos los músculos del cuerpo quedaban afectados por la polio, al igual que las neuronas de activación del tronco encefálico, que activan el cerebro y centran la atención. Las neuronas dañadas por la polio, sometidas a un esfuerzo excesivo durante cincuenta años, están ahora fallando y muriendo. Los supervivientes de la polio que no reciben tratamiento para su debilidad muscular pueden perder cada año el 75 de las neuronas motoras que les quedan. Las articulaciones están sufriendo daños tras décadas de esfuerzo excesivo. También las neuronas que activan el cerebro están fallando y causando por ello un agotamiento discapacitante.”
(http://yotambientengovoz.blogspot.com/2009/03/consejo-de-la-union-europea-sindrome.html)
 
  La Cuba revolucionaria liquidó a  la poliomielitis como epidemia en tempranísimo 1962, al realizar desde entonces ejemplares campañas de vacunación, hoy pura rutina de médico de barrio. Calíbrese la gesta: lo mismo se hizo en España, tengo entendido que por primera vez, en 1976. Pues bien, a consecuencia del atraso, se calculan en la nación ibérica más de  300 mil poliomielíticos, todos amenazados por el  Síndrome Post-Polio (Proposición no de Ley sobre la asistencia social a personas que padecen síndrome post-polio. Grupo Parlamentario Socialista. http://www.senado.es/legis7/publicaciones/html/maestro/index_D0176.html).
 
  Así, el mal erradicado a golpes de voluntad política y revolucionaria devino  “enfermedad huérfana”, apodan los Hipócrates criollos. Generaciones de galenos cubanos no saben una palabra de la patología o, si acaso, información anecdótica para relleno de  programas docentes. A nadie se culpe: por pura lógica, se trata de algo bastante generalizado en países de alto Desarrollo Humano…y Cuba  lo es.

  Sin embargo, queda en el Archipiélago un número por ahora desconocido de poliomielíticos, quienes probablemente están padeciendo del Síndrome Post-Polio y ni idea tienen del verdadero origen de sus dolencias y discapacidades actuales, al igual que sus médicos. Súmese a quienes sufren secuelas discapacitantes de neuropatías diversas --  muchas hijas de lo peor del llamado período especial --,  y a los que van enredándose en la ruta dolorosa del Alzheimer.

  Reitero: DESCONOCIDOS. Tanto unos, como otros ¿Han cumplido el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y el propio MINSAP la tarea de crear el Registro Nacional de Personas con Discapacidad, prevista en el  Plan de Acción Nacional 2006-2010 para la atención a esos ciudadanos? Dicho plan tiene FUERZA DE LEY, por cuanto nació al amparo del Acuerdo 5790 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros y, tranquilamente, involucra a ojo de buen cubero a más de  400 mil cubanos.
 
   Si desea, Ministro, ejemplo  de la ignorancia cubana sobre la poliomielitis y sus secuelas, vaya mi experiencia personal: comencé a padecer del Síndrome Post-Polio en 1988. Probablemente, en estos momentos,  no soy un inválido por pura casualidad: el diario Granma publicó en ese año una entrevista al prestigioso ortopédico Dr. Antonio Ponce de León, único  médico de 10 consultados que diagnosticó certera y prescribió no menos acertadamente, tras  4 meses en los cuales estuve hasta impedido de ejercer mi profesión.

  De más decir: leí la entrevista y me di a la caza del entonces llamado “Ponce, el joven”. Según interviú, venía de enfrentar a la enfermedad en un país árabe. Su padre, el “viejo”, fue uno de los más capaces luchadores contra la poliomielitis en la Cuba prerrevolucionaria. Le encontré y, tras practicarme un minucioso examen, recetó Nivalín y un severo entrenamiento físico. A la tercera inyección subcutánea, y estaba en dosis de prueba ante la posibilidad de una reacción secundaria, síntomas y signos  al cesto de la basura.

  Sin embargo, el Síndrome Post-Polio es como lobo en acecho. Tras no consumir Nivalín entre 1991 y 1998, a causa de su desaparición de la farmacopea cubana, retornaron síntomas y signos. Pero para  entonces era un “periodista independiente” de nombre establecido, supuestamente a la orden de la política estadounidense contra Cuba. Alguien útil para los servicios especiales de ese país, por lo cual bastó una llamada telefónica a Miami; al mes de la conversación, llegó a mis manos una dosis tal, que me fue suficiente hasta el 2005, dos años después de haberse hecho pública mi identidad como agente encubierto de la Seguridad del Estado cubano.

  Nobleza obliga, aunque se trate de adversarios: mi gratitud a Rosa Berre (e.p.d), al galeno José Alberto Hernández, a Norberto Fuentes y esposa, y a aquellos a quienes no conozco pero estuvieron involucrados. De paso, apunte de “mala leche”: “La CIA” me garantizó el fármaco. Según parece, la Dirección Provincial de Salud de La Habana me lo niega, incluso a contrapelo de la decisión colectiva de un prestigioso centro hospitalario. Peligrosa lectura: la contrarrevolución garantiza; ¿la Revolución, no?

  Retorna el Síndrome Post-Polio: la “mordida del lobo”

    Debía participar el 10 de septiembre del 2011 en una importante reunión de la Asociación Cubana de Limitados Físicos Motores (ACLIFIM): no pude. Desperté literalmente paralizado por dolores y contracturas musculares que permanecieron durante meses, en una medida u otra, cuyo único alivio estuvo en la prescripción paliativa del Dr. Carlos Maya Entenza, neurólogo que me atiende: reposar y sobre todo DORMIR. Por supuesto, demoró minutos en  diagnosticar y prescribir tan certeramente como Ponce de León: Síndrome Post-Polio, no se hable más.

  Casi todo septiembre y octubre del 2011 lo pasé bajo sueño de 12-16 horas diarias, más empleo de analgésicos, vitaminas y ejercicios yoga, al tiempo que el reconocido neurólogo iniciaba el proceso para adquirir Nivalín, a tenor de la “misteriosa” Resolución 232  del MINSAP, como “acción estratégica” para efectivamente combatir el síndrome, conocidos por él sus usos y  habida cuenta de mi experiencia con el fármaco.
 
   Maya, con todo lo eminente neurólogo que efectivamente es, ha de presentar la proposición del medicamento ante el Comité Médico-Farmacéutico del Hospital Clínico Quirúrgico Comandante Manuel “Piti” Fajardo, donde labora y me atiendo regularmente. Tras  discusión y análisis por médicos más que fogueados, aval  a rajatabla y trámites para su aprobación por la Dirección Provincial de Salud de La Habana. Pues bien, SOLICITUD DENEGADA en documento más que sospechoso y tras burocrática dilación de meses.

  Tome nota: crisis del síndrome a principios de septiembre del 2011; aprobación hospitalaria del fármaco necesitado alrededor de ese mes; denegación “misteriosa” en enero del 2012; conocimiento por el paciente en ¡marzo! del corriente. Últimas noticias, pendientes de confirmar, refieren que el citado comité protestará la negativa. Menos mal: mi vida, no en peligro. De morir, sin muchos trámites, cualquier forense hubiera concluído: “asesinato. Sospechosos: burócratas de batas blancas”.

  Maferefum Yemayá, maferefum Yemayá: chateaba una noche de inicios de diciembre del 2011 con la reconocida bloguera revolucionaria criolla Roca C. Báez (La Polilla). Intrigada por mi “ciberdesaparición”, la informé de mis dolencias y trámites facultativos. Como rayo, La Polilla contactó en Bulgaria con residentes en ese país, partidarios de la Revolución cubana, quienes no menos velozmente  hicieron llegar a mis manos la dosis prescrita de Nivalín. Guardo, a corazón estremecido, un correo electrónico que apunta: “¡Para Orrio, lo que sea!”  Me reservo nombres: soy “perro escaldado” en bajezas contrarrevolucionarias…y también en las de burócratas y corruptos, descritos por Raúl Castro como la contrarrevolución más perversa.

  Nivalín en Cuba, para este periodista, quien va concluyendo la llamada “dosis preventiva anual” con inmediata recuperación de sus dolencias. Mas, valdría preguntarse: ¿y por qué Orrio arma este alboroto, acaso no tiene a esos solidarios búlgaros dispuestos a “asaltar a mano armada” a la productora del Nivalín? Primero: según parece, “me toca por la libreta”; es decir, es mi inalienable derecho ciudadano. Segundo, y en este momento es para mí pasión fecunda: ¿cuántos compatriotas necesitan el retorno del medicamento a la farmacopea criolla? Mi neurólogo tiene un buen número de pacientes a quienes  se lo recetaría sin vacilar…

  Por ello, termino estas líneas con unas palabras de “Aramís”, mi mejor jefe en la Seguridad del Estado. Estábamos a casi nada  de  la revelación de mi identidad secreta, en abril del 2003.Me dijo: “ni te hagas ilusiones de vivir en paz. Conociéndote como te conozco, las guerras golpearán a tu puerta…”

  Manuel David Orrio del Rosario
  San José # 457 apto. 3 e/ Manrique y Campanario. Centro Habana, La Habana 10200.
  Tel: 537 8701890; Cel: 535 274 8993; E-mail: ; N.I.P.:54010100905  

Modificado por última vez en Jueves, 19 Julio 2012 04:20

Comments   

0 #8 Desdefuera 2013-04-17 21:19
No había visto esto, pero el bien pudiera pedírselo a una persona que vivió con el ,me refiero a la que fue su esposa que actualmente vive en España, la pregunta es si ella quiere hacerle ese favor
Quote
+3 #7 peter 2012-03-22 00:34
Pero como es que el Ministro no va a saber de este caso tan significativo. Cuantas personas estan solicitando este medicamento en estos momentos en Cuba. Probablemente Orrio es el unico. Me parece que le estan cerrando el circulo por alguna razon. Habra dicho algo que molesto al Ministro o a la Seguridad del Estado. Se supone que este hombre debe de estar cerca de la cupula....
Elpidio Valdes es el tipico revolucionario de la antigua escuela: justificandolo todo y queriendo que las cosas se discutan en el SENO de la organizacion...
Galantamine 30 tab 8 mg $ 70 dolares
Quote
+4 #6 Juan Escandell 2012-03-20 23:23
interesante articulo de cubanet:
http://www.cubanet.org/articulos/%c2%bfespias-o-pobres-tontos/
Quote
-6 #5 Elpidio Valdes Valdes 2012-03-20 05:16
RESPUESTA A ORRIO Y SU PATENTE DE CORSO POR UNA MEDICINA. Marzo 19, 2012

Me va a excusar el senor Orrio, pero su articulo es tristemente infeliz y fuera de lugar, pues los meritos no son una patente de Corzo, para ser exhibidos, para demandar, lo que de hecho le es dado a todos los ciudadanos de Cuba gratis y por derecho propio

Siempre he manifestado que la humildad de un ser humano cualquiera, y maxime en la Isla, es una muestra desinteresada y digna de haberlo dado todo por el pais, el pueblo y el proceso sin exigir, presionar, y en cierta forma chantajear para que algo que no ha sido escuchado, concedido o atendido por la burocracia en el pais, sea otorgado de inmediato.

En este caso, aun cuando sea un problema de salud del senor Orrio, y que si entendemos y apoyamos que debe ser resuelto sin demora alguna, al mismo tiempo considero que publicar este articulo en Kaos en la Red, un medio de izquierda y defensora de Cuba, no explica que hay detras de todo esto, pues caminos para llegar a la solucion de este tipo y otros problemas, existen en la Isla, pues yo los he utilizado y hasta el presente me han dado resultado, sin necesidad de acudir a este tipo, llamemosle, maniobra politica de presion innecesaria.

Todos sabemos, incluido el senor Orrio, que los burocratas que existen en el pais, estan atrincherados juntos a sus socios del negocio de la contra, los anexionistas de nuevo tipo y la oficina de Intereses de los Estados Unidos de America en la Habana, para crear malestares, irritacion y tartar de decepcionar al pueblo con sus politicas netamente contrarrevolucionarias. Luego se impone una pregunta al senor Orrio, - Si tu fuistes un Agente de la Seguridad para luchar contra los mercenarios del imperio en la Isla, por que sales con esta carta abierta, con un problema que es netamente personal, y que tenia y tiene que ser resuelto por ti, pues si supistes enfrentar a los mercenarios y al imperio, como es que no puedes enfrentar a los burocratas que te atacan y tratan de llevarte a la desgracia de una silla de ruedas, si no obtienes esa medicina???????

Me excusas Orrio, pero sientate tranquilo, piensa, trazate una tactica y lanzate contra los burocratas que te estan tratando de destruir por tu labor de penetracion en el campo enemigo, no culpes al pais, no culpes al Ministerio de Salud Publica, ataca con nombres y apellidos a los que se niegan a acceder a tu justa peticion, y llevalos al punto de su renuncia en los cargos o cargo que ocupan, de esa forma no podran hacer lo mismo a otros cubanos, que aunque no tengan tu historia revolucionaria, tienen el mismo derecho que tu a un tratamiento humano y justo en un tema tan sensible como la salud publica en la Isla, uno de los mas bellos e importantes logros y bandera de lucha del proceso cubano.

Que el Hombre de Galilea siempre proteja a los cubanos y su proceso.



.
Quote
+6 #4 Juan Escandell 2012-03-19 23:00
Y siento verdaderamente la misma pena que tu sentiste tambien por la soledad en que murio tu amigo Baguer, otro chivato de la tirania.
Quote
+7 #3 AllahUkbar 2012-03-19 15:11
El régimen cubano no escampa, hasta a sus ex agentes encubiertos los reprime cuando actúan de forma independiente. Orrio, tu caso no es singular, muchas personas en Cuba son sub-atendidas o no atendidas por razones burocráticas. Pero ellas no pueden acceder a internet...
Quote
+5 #2 Liborio 2012-03-17 06:29
Esta historia me recuerda a una anciana cubana que necesitaba operarse de cataratas y no podia hacerlo pues los hospitales estaban llenos de venezolanos que llegaban a Cuba por miles a operarse de expeditamente de cataratas. Dicen que la anciana puso un cartel en la puerta de su casa que decia PERMUTO MI CASA CON LA DE UN VENEZOLANO, creo que con la esperanza de que si vivia en Venezuela la traerian de inmediato a Cuba para ser operada
Quote
+7 #1 Liborio 2012-03-17 06:24
Orio deberias plantarte frente al hospital CIMEQ donde operaron a Chavez y se atiende la cupula revolucionaria cubana, con un cartel que diga PRESIDENTE CHAVEZ YO SOY UN CIUDADANO CUBANO QUE SE LE NIEGA UN MEDICAMENTO ¿PUEDE AYUDARME A COMPRARLO A CAMBIO DE LA ATENCION QUE RECIBE A COSTA DE MI APORTE SOCIAL?
Quote

Add comment


Security code
Refresh