kaosenlared

Anuncio
sehansuscrito162  quedan838 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
12 Mar 2012

Chile: El cura que lucha junto al pueblo alzado de Aysén Destacado

por reflexionyliberacion
Lunes, 12 de Marzo de 2012 14:37
Monseñor Luis Infanti De la Mora viene de una tradición latinoamericana de sacerdotes y cristianos íntimamente ligados a la lucha de los pueblos contra la opresión. Para el caso, no importan tanto las formas, sino los intereses de clase desde donde habla Infanti.
Muy queridos y estimados hermanos y hermanas:

            Desde hace un mes, en nuestra región de Aysén de la Patagonia estamos viviendo un conflicto inédito en nuestro pueblo, por sus objetivos, por su masiva y unitaria participación, por sus alcances, por la violencia experimentada, y también por la presencia y participación de la Iglesia de Aysén frente al Movimiento Social“Aysén: tu problema es mi problema”.

            Entre tantos elementos de este conflicto ha habido abundantes hechos y declaraciones. Entre estas, algunos M.C.S., han difundido expresiones del señor Ministro vocero del gobierno Andrés Chadwick y de la señora Intendenta de Aysén Pilar Cuevas que expresaron: “El rol del pastor de la iglesia es dedicarse a rezar”.
            Les agradezco, porque llaman al obispo a ser testigo de su misión esencial, al igual que cada cristiano, según su estado y realidad. Efectivamente, la ORACIÓN es una actitud y una actividad ESENCIAL de toda persona de fe, y de manera especial de los pastores, guías y animadores.
            Entonces nos preguntamos: ¿QUÉ ES REZAR?

            Nos decía el “Papa Bueno” Juan XXIII que “un día sin oración es como un jardín sin flores”.
            Para algunos, rezar podría significar refugiarse en lindas fórmulas y oraciones y aislarse de la realidad, tal vez esperando que Dios intervenga “mágicamente”.
            Para otros, rezar es dirigirse a Dios para “exigirle” a que intervenga para que se realice lo que “yo quiero”, lo que “a mí me interesa o favorece”, como atribuyéndome el poder de darle yo, órdenes a Dios.
            Quizás haya también personas que no rezan, otras que no saben orar, otras que BUSCAN COMO orar.
Quizás alguien crea, incluso, que orar es algo inútil, es “perder el tiempo”.
            Les puedo asegurar que en TODOS estos días de conflicto, en todo Aysén, muchísimas personas (y yo mismo) personal y comunitariamente rezamos, y no solo en Aysén, sino en todo Chile y mucho más allá, aunque los M.C.S. no lo hayan registrado y difundido, como por ejemplo la masiva y emotiva Eucaristía que celebramos en la Catedral de Puerto Aysén el sábado 18 de febrero, para que la paz, la justicia, el diálogo y el amor de Dios reinen en Aysén.
            Para toda persona de fe es esencial mirar a los MAESTROS, para que, de su ejemplo, aprendamos QUÉ ES ORAR y COMO hacerlo. Para los católicos y para todo cristiano, JESÚS, el CRISTO y SEÑOR es MAESTRO de ORACIÓN.  El reza solo, a veces en largas noches, en el Huerto de los Olivos, en el cerro,… y reza también en comunidad, con los apóstoles, con los discípulos, en la sinagoga, en el templo…
 
1.ORAR ES ESCUCHAR.

PARA Jesús, orar es entrar en plena y perfecta COMUNIÓN con su Padre Dios, para que “SEA SANTIFICADO SU NOMBRE, SE HAGA SU VOLUNTAD en la tierra como en el cielo, VENGA SU REINO”. Jesús ora, ESCUCHANDO al PADRE DIOS. La oración es esencialmente ESCUCHAR a DIOS que me habla HOY.   Y Dios tiene siempre UNA PALABRA ORIGINAL: JESÚS (ayer, hoy y siempre). Una Palabra tan actual y eficaz que ni siquiera cabe en la sola BIBLIA, pues a los oídos, a los corazones y a las mentes sensibles y acogedoras  Dios nos habla HOY en Jesús, por él y con él también en los sacramentos, en la eucaristía, en el amigo y en el enemigo, en los acontecimientos, en el pobre, en el enfermo, en él que sufre, en las maravillas de la creación, en los misterios de la naturaleza.
       Todo esto es una PALABRA – SACRAMENTO  a través de la cual Dios nos habla, o sea son signos eficaces y “decidores” de la presencia de Dios entre nosotros. Son rostro, voz, presencias del misterio de Dios entre nosotros y en nosotros.
       Si sabemos ESCUCHAR esta “VOZ POTENTE”, ya estamos empezando a orar.
       “Aysén, tu problema es mi problema” es un clamor de oración, fruto de corazones sensibles a la voz del Señor que nos habla en el hermano que sufre. De igual manera, cuando sufre o es violentada la naturaleza, obra de Dios, cuando  la maltratamos, la depredamos, la acaparamos marginando a otros, la destruimos (ecocidio), ofendemos gravemente al Creador y a nosotros mismos. Por nuestra fe ¿podremos quedar indiferentes frente al hermano que sufre, frente al deterioro ecológico, frente a las privatizaciones y a la mercantilización de elementos esenciales para la vida (tierra, aguas, aire, alimentos, bienes comunes) aumentando la pobreza y la indigna marginación de tantos hermanos?
 
2. ORAR ES RESPONDER CON AMOR

“Pongan, pues, en práctica la palabra y no se contenten con oírla, engañándose a ustedes mismos. Pues el que la oye y no la cumple se parece al hombre que contempla su rostro en un espejo , y después de haberse mirado, se va, olvidándose en seguida de cómo era. En cambio, dichoso el hombre que se dedica a meditar la ley perfecta de la libertad; y no se contenta con oírla, para luego olvidarla, sino que la pone en práctica”. (Santiago 1, 22 – 25).

“¿De que le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Podrá acaso salvarlo la fe? Si un hermano o una hermana están desnudos y no tienen nada para comer, y uno de ustedes les dice: “Váyanse en paz, abríguense y coman”, pero no les da lo necesario para su cuerpo, ¿de qué sirve? Así también la fe: si no tiene obras, está completamente muerta”. (Santiago 2, 14 – 17)

La oración verdadera es ESCUCHAR y RESPONDER CON AMOR, COMO LO HIZO JESUS, con un amor sincero y profundo y con solidaridad constante, a los LLAMADOS del Señor.
Por eso doy gracias a Dios que hizo surgir este Movimiento “Aysén, tu problema es mi problema”, que después de largo discernimiento fue aunando conciencias y voluntades para pedir y exigir justicia, equidad y dignidad para nuestro pueblo, SIEMPRE con actitudes de diálogo y de paz.

Esta es oración, saber responder con amor a los llamados del Señor que nos habla HOY, para TRANSFORMAR los sufrimientos, los dolores, las heridas, en signos y hechos de fraternidad, de justicia, de solidaridad, de comunión, de paz, de equidad.
Desgraciadamente este clamor de la Patagonia fue “atendido” por algunas autoridades con hechos y momentos de violencia e incluso con amenazas de detención de algunos líderes, situaciones que exacerbaron aún más los ánimos. ¡Extraña manera de tratar a personas tan valientes, serviciales, generosas, proféticas, solidarias, pacíficas, orantes!
Orar es entonces una acción auténtica y profundamente humana y cristiana, indispensable para construir y hacer de Chile “una mesa para todos”, un país de hermanos.

Decía un teólogo “La oración sin historia, nos lleva a una historia sin oración”; y San Alberto Hurtado proclamaba que “Nuestra acción o nuestra no – acción, tiene sentido social”.
Entonces podremos entender que la oración y la acción de la iglesia, incluido el obispo, en el inédito y grave conflicto de estos días en Aysén, es una presencia y una misión que no va “CONTRA” alguien (autoridades, gobierno…) sino a favor de Dios y de nuestro pueblo, fruto del AMOR de Dios en nosotros, que nos llama a PROCLAMAR la Buena Noticia (Evangelio), a DENUNCIAR el mal (sus causas, sus causantes y sus efectos), con la sola finalidad de abrir anchos y reales caminos de CONVERSIÓN. Esta es una misión propia de este tiempo de Cuaresma, partiendo de uno mismo.
La Iglesia de Aysén sigue orando, y también el obispo se dedica a orar con gozo, sólo y junto al pueblo que Dios le ha confiado para que el diálogo y la buena voluntad de todos los responsables consigan lograr justicia, paz y hermandad más estables.
Que Santa María, discípula de Jesús, madre de Aysén, señora de la paz, Virgen orante, estrella de justicia y de paz, nos acompañe por los caminos de una vida fecunda y santa, asumiendo la muerte y resurrección de Cristo, vivo y presente, hoy, en medio de su pueblo.
Fraternalmente le saluda y bendice en Cristo,
 
 + LUIS INFANTI DE LA MORA, osm.
Obispo Vicario Apostólico de Aysén
 
  COYHAIQUE, marzo 09 de 2012.
Ultima modificacion el Lunes, 12 de Marzo de 2012 15:49


Si quieres contribuir a que Kaos en la Red pueda seguir publicando artículos como este, puedes hacer tu donación en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Microdonación de 2 euros
Donación de importe libre

También te puedes suscribir y ayudar a que tengamos un presupuesto anual estable pinchando en:
Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago)
Suscripción 36 Euros
Suscripción 50 Euros
Más información sobre la suscripción: Aquí


blog comments powered by Disqus
Logueate en la parte de arriba o registrate para comentar.
Anuncio
Anuncio